martes, 11 de marzo de 2014

LA DERECHA ES MALA , según Julio de Antón

LA DERECHA ES MALA
La masa humana , la muchedumbre, las turbas(otra cosa es la ciudadanía o la sociedad), en cualquiera de sus expresiones y  en términos sociológicos ,no es más ni menos  que equiparable al  Inconsciente froidiano, que como  bien se conoce  obra a  tenor del principio del placer/displacer, muy distinto del Consciente individualizado, que opera en función del principio de realidad. Por encima de esas instancias se sitúa , acorde con el psicoanálisis, el Supraconsciente ,que deviene  representado por la religión , política, economía, mercado, y diferentes iconos que marcan la moralidad ,entre comillas , de los actos que consuman el Inconsciente masivo  y conciencias individualizadas. En esta jerga aburrida y por todos conocida, tanto el Consciente como el Supraconsciente usan de un instrumento vital, muy humano ,por cierto, la represión , a fin de  ahogar ,limitar ,herir y otras cuitas más ,al pobre y humilde Inconsciente, que no hace más que bramar en las profundidades por lograr deseos y necesidades, fantaseadas luego en ensoñaciones , tics, bloqueos mentales , chistes y toda una parafernalia ilustrativa de triquiñuelas para emerger a la Conciencia y hacerse con ella ,discurso que es casi imposible con las Conciencias construidas a través de largas horas y años de  estudio y experiencias basadas en el juego de acierto y error ,amén del juego sucio, que todo vale para tener una provechosa y honorable conciencia ciudadana, de modo que a mayor y mejor Conciencia ,menos tiene que hacer el  Supraconsciente , o el Superego, que es lo mismo, léase Jehova, el dinero, la Iglesia ,la comunidad ,etc.
Cuando se escribe sobre la sumisión de las masas ¿ se hace desde el principio de realidad o de la moral ¿, y en cualquier caso , ¿qué motivos pueden empujar a ser puro Incosciente ¿, sin ánimo de ofender .Al parecer ,el impulso,  consiste en “ser testigo de una catarsis social y pórtico de un cambio profundo”, arguyendo , de seguido,  señalamientos ,que a quien van dirigidos estas reflexiones los sitúa ,entre aquellos  que más tienen ,los poseedores, ,a los que se apoda de abusadores, aludiendo sobre ellos que instrumentan “la rapiña enriquecedora, que construyen empresas mata-obreros”,y añadir “que la enorme habilidad del poder político amancebado con el poder económico  propiciará una clase de abusos más sutiles, manteniendo subvenciones encubiertas y prebendas ,mediante ingenierías financieras”.
Tras este derroche de epítetos sobre la clase política y económica surgida, según el  parecer de un ilustre cronista extremeño ,que ha publicado sendos artículos sobre la Rebelión de las Masas ,en el periódico Hoy de Extremadura, a partir de 1945, se lía la corbata para disparar a saco al  otro lado de la moneda  ,”los honrados ciudadanos ,que no pueden hacer frente a la renta de sus casas ,capaces  de engordar las fortunas de aquéllos, merced  al duro trajineo  ”, lo que  lleva a concluir a quien mantiene estos planteamientos una frase lapidaria “en este escenario la moral se ajusta a la legalidad , de tal modo que el resultado es practicar una moral pervertida y laxa”, modelo según el cual , democristianos y socialdemócratas ( derecha e izquierda) se han hermanado en el trinque como cachorros mamones de una misma camada”, a los que se bautiza con  latiguillos de capitostes deshonestos ,arruinadores ,chorizos  y sanguijuelas, adornándose  con aquella expresión tan bruñida , al final de la primera misiva que “la aristocracia bancaria de chanel y caoba vive mullida en connivencia con el aparato político, haciendo apaño y amaño para hacer todo legal aunque sea ilegitimo.
Y en otro artículo publicado al día siguiente por aquel cronista en el diario Hoy de Extremadura titula “el fin de la sumisión de las masas”, en el que declara la guerra al Sistema , que tanto nos ha costado construir, lo que le coloca como un antisistema ejemplar, dispuesto a participar y personarse  en las plazas de la global España, a fin de mostrar sus pensamientos,  cuestionando que “ante semejante red de perversión ¿ quién protege a los menos favorecidos, esclavos consumidores ,que madrugan y cotizan ,sintiendo en sus carne el desvalimiento, al tiempo que se pregunta ,realmente cabreado, ¿ qué hacer ante tanta atrocidad y que  la sociedad no reviente por su base ,recauchutando los pinchazos del sistema mediante el endurecimiento  de leyes y poniendo cinchas y bridas a la libertad” (me imagino que escribe aquel cronista  sobre el anteproyecto de ley de seguridad ciudadana).
Y  al remate de tu soberbio escrito antisistema,estimado cronista, manejas y retuerces  la frase de que el “final de la sumisión de las masas en occidente se acerca como algo imparable ,demostrando que la falsa democracia está agónica , tras anunciar ,como arcángel tenebroso, que vendrá un  tiempo donde la participación ciudadana o de la masa serán mayores , y concluir ,que se acortarán tan separados  escalones de renta.
Y ahora va de serio,¿ a qué juegas  respetado compañero ¿ situándote  en la izquierda cosmética , vestido de antisistema ,mediando en la ceñuda marimorena de colocar letanías que sólo algunos empatizados por la tribu manejan como argumentario ,salidos y entresalidos de exabruptos ,de que la derecha es mala y por ende de  quien está ubicado  en los extremos del Duero, y partisano de un nido de rojillos, salpicados de algunos azules de siempre .Y tú ahí sigues entronado, entre unos y notros, tras gozar como una golondrina clueca , y en otra hora ,figurante y vehemente sistémico.
Julio de Antón
Doctor en Psicología