miércoles, 4 de julio de 2007

LA VIOLENCIA ESCOLAR

La violencia escolar está ahí, cada vez más preñada en la sociedad competitiva, urbana, aburrida y metropolitana, extendiéndose, por imitación, y por aprendizaje globalizado, a muchas ciudades y villas de carácter intermedio.

Además, la cara de esa violencia escolar empieza a tener arrugas por su larga y nauseabunda madurez, después de cuarenta años de experiencia y ejercicio de maldad, rostro aquel que se ha encastrado en el ánimo y espíritu de muchos escolares y demás agentes educativos , hasta el punto de desquiciarlos, personándose aquella individua infecta con rostro cruel y perverso, y aposentarse para reinar e imponerse entre equipos directivos docentes , claustros de profesores y padres de alumnos , tras instalarse con imperio, señorío y regodeo en los resquicios de aulas, poltronas de tutorías , recreos, y otros espacios que albergan colegios e institutos.

A nivel de fenómeno tengo la impresión de que esta individua/o, tras permanecer soterrada/o en el tiempo, ha resuelto remover las entrañas del averno para desvelarse y tomar cuerpo en ciertos idearios o filosofías de algunos centros escolares, y muy por encima de estos ,entre culturas y supraculturas, donde se han recogido y albergan , de manera normativa, principios y valores que sustentan el conflicto , unos, basados en modelos integristas e intolerantes , y otros ,por muy extraño que fuere, fundamentados en valores sustentados en la democracia y solidaridad