sábado, 14 de julio de 2007

nace la guia azul que mide los niveles de convivencia escolar

Según datos recientes, 75 de cada 100 escolares de ESO –entre 12 y 16 años– han sido testigos de algún acto de acoso o violencia escolar en España. Entre las víctimas, uno de cada tres jóvenes acosados presenta síntomas de estrés postraumático. Ante esta situación en las aulas, la consultora C-7 Seguridad ha lanzado la Guía Azul de la Seguridad y Convivencia Escolar
Zaida PÉREZ DE ARANDA
2 de noviembre de 2005

Medir y evaluar la situación de conflictividad, violencia y seguridad de los centros escolares es el objetivo de la Guía Azul de Seguridad y Convivencia Escolar. Dirigida a colegios e institutos públicos y privados de toda España, esta iniciativa pretende estudiar, detectar y prevenir la violencia escolar. “La Guía Azul no es la solución a todos los problemas de la escuela, pero nos daremos por satisfechos si conseguimos prevenir algunos de ellos”, aseguraba Lorenzo Sainz, del grupo C-7 Seguridad, durante su presentación. Elaborada por profesionales de la psicología social y de la seguridad, esta guía permite evaluar el grado de seguridad/inseguridad y convivencia/violencia en los centros escolares. Y es que, según Julio de Antón, psicólogo, profesor en excedencia y comisario del Cuerpo Nacional de Policía, compareciente en el Senado en calidad de experto en violencia juvenil, “conociendo el problema podemos paralizar la violencia juvenil”. Este material también facilita a los equipos directivos docentes y al consejo escolar actuaciones y soluciones favorables para neutralizar y/o erradicar la conflictividad o la sensación de inseguridad en los centros educativos. “La guía es un termómetro que, colocado en cualquier colegio, permite ver su índice de conflictividad para luego buscar soluciones tanto académicas como extracadémicas”, considera Julio de Antón. A través de un cuestionario, la Guía Azul de la Seguridad advierte a los equipos directivos docentes, con un nivel de pronóstico del 95% de acierto, sobre el estado y situación en materia de seguridad escolar. Para ello, se evalúan equipamientos, recursos, infraestructuras, actitudes y comportamientos que están o no presentes en la escuela, así como la estimación y ponderación de puntos negros. En función de la puntuación obtenida, los centros escolares se clasifican en altamente conflictivos, conflictivos, seguros y excepcionalmente seguros.
http://www.magisnet.com