jueves, 13 de diciembre de 2007

SISTEMA POLICIAL EN TIEMPOS DE ALFONSO XII

Analizado anteriormente el sistema policial de Alfonso XII y la Regencia de María Cristina, pasaremos a describir el sistema policial que ocupa a los diferentes Gobiernos desde Alfonso XIII, 1902 a 1923, basado en su mayoría en la interpretación de documentos emitidos en los Órdenes Generales que se suceden diariamente desde 1908.

En 1905, un Real Decreto amplía y dignifica el desorganizado Cuerpo de Vigilancia, creando una Academia de Policía en el Gobierno Civil de Madrid, y por otro Real Decreto de 4 de mayo, se crea la DIRECCIÓN GENERAL DE VIGILANCIA, por la cual, se liberaba a los policías de la tenaza de los Gobernadores Civiles, pasando éstos a depender del Ministerio de la Gobernación, que diligenciaría los nombramientos. Posteriormente una Real Orden, de 18 de enero 1906, convierte a la Academia de Policía de Madrid, en Escuela de Policía para formar a los vigilantes públicos.

Desde el análisis y el rigor, consideramos que este periodo y no una fecha, es la piedra fundadora de la Policía española, tal y como la percibimos actualmente, obviando la propuesta por la Superioridad oficial en 1999 proclamando en esta fecha el 175 aniversario de la fundación, fecha entre paréntesis, en la que no se está de acuerdo al poder argüir entre otros argumentos y a nivel exclusivamente histórico, la existencia de la Real Cédula de 30 de marzo de 1782, otorgada por el Rey Carlos III, creando la Superintendencia General de Madrid y su rastro, tesis posibilista que mantiene el Señor Turrado Vidal, y que no confirma el Profesor y respetado Comisario Viqueira, al asignar la creación de la Policía Gubernativa, con carácter territorial, estructura y competencias, la fecha de febrero de 1908, ratificando al Señor Viqueira el antiguo e ilustre Profesor de la Escuela de Policía Agustín Ripoll Urdapilleta, en discurso pronunciado en la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación.

Manteniendo la afirmación rotunda de que es este periodo y no una fecha concreta, el verdadero cimiento fundador de la Policía moderna y organizada, fundamentamos la misma en las siguientes razones:

1. Por primera vez la Policía se organiza, vehiculando un lenguaje común, técnico profesional para todos los agentes de vigilancia en una Escuela de Policía, a la cual se accede por oposición y con una capacidades y/o aptitudes previas.
2. Por primera vez, se emite desde 1908 y de modo diario, ininterrumpido hasta la fecha, una Orden General policial, que obliga desde su primera edición a la lectura a todos los policías, insertándose en ella disposiciones del Director, reclamaciones, felicitaciones, comunicaciones y normas legislativas referentes a seguridad y orden público, incluyendo también alocuciones y laudatorios.
3. Por primera vez, se emite a nivel nacional requisitorias judiciales, a la vez que policiales, destacando entre ellas averiguaciones de domicilio y paradero, detenciones y personaciones; detenciones e ingresos en prisión, obligando así las secretarías de las dependencias policiales a constituir ficheros de reclamados, distinguiendo con efecto y sin efecto; constituyendo este fichero el primer archivo policial vivo en cada dependencia, instrumentalmente útil para ejercer controles de viajeros, casas de dormir, mendigos, delincuentes reincidentes, etc. Se llama la atención a quien se asome en los primeros años del siglo, la curiosidad de numerosas Ordenes Generales convocando a los policías para averiguar el domicilio y paradero de animales, entre otros jacas, burros y otra clase de animales, lo que da imagen de grandeza humana, y el origen humilde de nuestras primeras requisitorias.
4. Por primera vez se etiquetan los valores que deben predicarse en la Policía, y que permanecen pasado el tiempo cuando escribimos estas líneas, generando así una cultura policial propia, lo que conlleva a una distinción singular de otros Cuerpos policiales y que va a promover toda una serie de signos, distintivos, uniformes, e incluso la propia formación policial. Sucesivos Directores Generales que ocuparán desde 1911 hasta la actualidad la titularidad de la Dirección General de la Seguridad, utilizarán los valores destacados en esa fecha y periodo para comunicar sus intenciones, intereses a la policía española. Repito, esos valores han sido permanentes, y solo se han visto trastocados, o alterados en dos periodos concretos, uno con ocasión de la proclamación de la Segunda República y muy especialmente con el triunfo del Frente Popular en 1936; y en 1938, con ocasión del Alzamiento Nacional, donde los valores de los dos sistemas, evidentemente contradictorios, se superponen, casi hiriendo a los valores que hemos referido.
5. Por primera vez se define cual es la plantilla necesaria en España en el Cuerpo de Vigilancia y en el Cuerpo de Seguridad.
6. Por primera vez se crea una Jefatura Superior de Policía, concretamente la de Madrid, señalando su estructura, funciones, cometidos, protocolo, etc., sirviendo de modelo a las sucesivas que se creen en Barcelona, Sevilla, Valencia, Zaragoza y Vizcaya.
7. Se crea el Montepío del Cuerpo de Vigilancia y el Colegio de Huérfanos, dos instituciones policiales arraigadas y entroncadas en el transcurso de los años a la Policía española, y muy singularmente a los Cuerpos civiles de la Policía.
8. Se dota al Cuerpo de Vigilancia de placa-insignia, como un instrumento valioso de identificación profesional y de intervención policial.
9. Por primera vez, se reglamentan policialmente contenidos policiales que siempre han interesado a la Policía, así espectáculos, establecimiento, higiene, el juego, y una actividad que siempre fue propia de la Policía, la circulación de vehículos.
10.Por primera vez, se monta un dispositivo de seguridad de carácter nacional y con rigor profesional, con ocasión del XXII Congreso Eucarístico Internacional, celebrado en Sevilla, realizado con eficiencia y organización, siendo felicitada la Policía por los gestores, que en agradecimiento donan un premio en metálico para el Montepío de la Policía y el Colegio de Huérfanos.
11. Por primera vez y a nivel nacional, la Policía española realiza servicios en ferrocarriles, verdadero antecedente de la Brigada Móvil, y participa en jornadas veraniegas con ocasión de escoltas a personalidades, así como acompaña y escolta en los viajes de SS.MM. por el territorio nacional y extranjero. Se crean las Secciones de ronda y de ciclistas en las ciudades, para incrementar la seguridad ciudadana, fenómenos novedosos que revolucionaron a la Policía en aquel momento, a la manera de la Policía de proximidad, actualmente.
12. Por primera vez, la Policía se preocupa y trabaja sobre tres contenidos sensibles de la sociedad: el menor, la mujer y la mendicidad, atacando estos problemas con seriedad y transcendencia.
13. Por primera vez, al Cuerpo de Seguridad se le identifica por su carácter castrense y luego militar, para diferenciarlo del verdadero Cuerpo policial, el Cuerpo de Vigilancia, de naturaleza, esencialmente civil.
14. La Policía española se inicia en la especialización en contenidos criminalisticos. entre otros, falsificación de moneda, migraciones, trata de blancas, adulteración de alimentos, asesinatos, explosivos, armas, drogas, estafas e información.
15. Y por último, tal vez determinante, la Policía española, su Cuerpo civil, nace como una criatura que quiere ser científica, creando un Reglamento manual de identidad, diseñado por Loriz, haciendo así surgir una promoción de estudiosos y de profesionales en el Servicio de Identificación y Técnica Policial.