sábado, 23 de mayo de 2009

POLICÍA , ACTUACIONES, 1991

Año 1991

El año se estrena con una nota de presupuestos de la Dirección General de la Policía, que entre otras cuestiones plantea recortes presupuestarios que obligarán a una reorganización de los recursos en la Policía, empezando por los humanos, que caen en cascada, y a una racionalización de actuaciones y medidas procedentes, determinando entre otras cuestiones a disponer que tiene que procederse en plantillas a trabajar acorde con el modelo de dirección basado en objetivos, concepto novedoso pero que estaba entre los planteamientos estratégicos del PSOE y singularmente en el marco de la Subdirección General Operativa que determina a la aplicación de criterios restrictivos, distinguiendo entre los prioritarios y contingenciales, señalándose entre los primeros la Olimpiada y la Expo como eventos que implicarían movilidad de aquellos recursos escasos a efectos de dispositivos de seguridad complejos, y otros más sistémicos, entre ellos adecuación de la formación policial al modelo, reestructuración del inmueble policial, creación de las UIPS, etc. Constituido el Consejo de Policía, la actividad sindical es en estos momentos seria, por no afirmar preocupante, desde la perspectiva de la Superioridad. La explicación devendría del ajuste de la organización policial al modelo que se estaba construyendo, que implicaban cambios radicales, motivados por la unificación de los dos Cuerpos, movilidad de los funcionarios, situaciones administrativas, régimen disciplinario, formación, estructuración de servicios, ajustes de escalas y categorías, etc. Los Comisarios Jefes de plantillas tienen que ocupar muchísimo tiempo de su trabajo a reunirse con los Sindicatos al objeto de oír quejas, demandas, negociando servicios, promoviéndose numerosas reuniones, algunas de ellas en situación crítica que obligaría a movilizar y actuar a los Inspectores zonales y al Régimen disciplinario. La vida sindical era intensa y muy cargada de propagando reivindicativa. Hubo, en consecuencia, que plantearse la idea de cortar o neutralizar esa actividad que perjudicaba la operatividad policial y logro de objetivos, disponiendo mediante Circular nº 77 la racionalización de aquellas reivindicaciones y reuniones de manera que no perjudicaran a los servicios policiales.

En agosto es cesado el Director General de la Policía, Colorado, nombrando como titular del mismo a Carlos Conde Duque, que incorpora a su equipo a un Comisario singular, destacado en la gestión policial, el Sr. Soleto, que ha trabajado últimamente en el Ministerio del Interior coordinando las Comisiones Judiciales y realizando informes; y que ocupará la tarea de coordinar el Gabinete Técnico de la Dirección, continuando en la cúpula policial el Comisario Luis Luengo como Comisario General de Documentación. Curiosamente este nuevo Director General, etiquetado de gestor, incorpora a un personaje, no policía, Bartolomé Sagrera, en calidad de Jefe de la División de Personal, puesto siempre ocupado por distinguidos policías, pero, insistimos estamos en el momento de plan por objetivos, de racionalización de recursos, y ello exigirá la incorporación de personas sabedoras en esas cuestiones, que como es natural no eran conocidas o experimentadas por policías, por muy distinguidos que fueran. No obstante, extraña la integración en ese equipo la presencia como Jefe de la División de Gestión técnica del Comisario Desiderio Sierra, que en los años setenta y ochenta ocupaba la tarea de profesor auxiliar de Planimetría en la Escuela Superior de Policía de Miguel Angel.

En octubre, extrañamente, sorprende la creación de las Oficinas de Extranjeros, dependientes de los Delegados de Gobierno y Gobernadores Civiles que ejercerán entre otras funciones las que viene desarrollando la Policía, y que son expresas acorde con la Ley Orgánica de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad 2/86, cuya competencia declara como exclusiva a la Dirección General de la Policía.

Agustín Linares termina su trama nacional colocando de Jefe Superior de Policía de Bilbao, tal vez, uno de sus más leales y amigos, el Sr. Felices Lozano, policía muy destacado en contenidos de lucha antiterrorista.

Policías de la Brigada de Información de Bilbao detienen a siete individuos de ETA, entre los que destacan Fdo. del Olmo Vega, e Inmaculada Pacho, Pedro Martín, autores de varios atentados con resultado de muerte y heridas graves, interviniéndose pistolas, munición, dinero y anotaciones informativas.

En el marco del Programa de Contactos Ciudadanos, estudiosos de la Policía han realizado una Encuesta relacionada con el ocio/entretenimiento de los jóvenes y han verificado numerosas reuniones con propietarios/gerentes de discotecas, con el objetivo de trasladar conocimientos a las Unidades Operativas básicas policiales, destacando en el informe el siguiente panorama:

- Existe una enorme distancia entre la música comercial que se consume por jóvenes en la radio y aquélla que se “arregla” en las discotecas por los disjockeys.
- La edad modal en las discotecas se sitúa en la cohorte 24-25 años, siendo el límite las 23 horas, momento que separa la presencia de jóvenes menores/mayores de 23 años.
- Los menores de 18 años insisten en entrar en las discotecas, a través de cualquier subterfugio, incluso, falsificando documentos. Aquellos menores son un segmento de población que no interesan a los gerentes de aquellos establecimientos porque no tienen dinero suficiente para abonar los servicios y/o generan problemas de diversa índole.
- No obstante el público mayoritario juvenil que está presente en las diferentes modalidades de bares-pistas, disco-pubs y discotecas, abarca a la cohorte 16-30 años, lo que significa una movida juvenil, con ocasión de fin de semana entre 7-8 millones de jóvenes, significando que el sábado es el día más denso de presencia juvenil.
- Los precios de las discotecas se mueven entre las 700-1500 pts, con derecho a consumo de toda clase de bebidas, refrescos, etc, mientras no tengan la consideración de reserva.
- Acorde con la información de la Federación de Asociaciones de Salas de Fiestas y Discotecas de España, y constatada por disjockeys, actualmente, un 27% de los jóvenes que asisten a las discotecas no consumen bebidas alcohólicas. Curiosamente se está produciendo “una cultura del agua” que responde a dos comportamientos singulares: rechazo total a la bebida alcohólica y procedimiento neutralizante ante el consumo de productos sintéticos (éxtasis, speed, etc).
- En el recinto de las discotecas, salas de fiestas y algunos disco-pubs de renombre hay ciertos sectores de servicios que no pagan, constituyendo una cultura de la farándula y de la noche. Destacamos entre estos segmentos de servicios a gentes que trabajan en la noche, vinculados a la hostelería, restauración, modelos, go-gós y periodistas del corazón; y gentes que ofertan imagen publicitaria, entre otros: personajes de revistas, actores/actrices y gente guapa.
- Existe en el sector de las discotecas un fenómeno novedoso de rechazo a las gentes/individuos que solicitan/requieren agua para consumir, etiquetando a estos consumidores, sin más, como adictos a sintéticos y en consecuencia se producen instrucciones a los individuos de seguridad de los establecimientos discotequeros a promover expulsiones, incluso negarles la entrada cuando han sido identificados por aquel consumo reiterado de agua. La etiqueta está ahí: “un jóven que bebe agua es un adicto”.

Las músicas que consumen en este año y siguientes los jóvenes españoles son Funki-House; Trance; Garaje; Trance-Garaje; Tecno-Bakalao; Har-Core; Ambient; New Age; Rock Flamenco; RAP; Reggae; Rock duro radical; Tri-hop; Pop; OI-SKA; Eurobeat; y Jungle.

Se crea el GATI (Grupo de Análisis y Tratamiento de la Información) el 8 de Agosto, siendo su antecedente el Plan de Seguridad Olímpica. El sistema de trabajo consiste en recoger toda la información que obtienen los grupos operativos, cruzándolas y crear una memoria. La idea esencial del GATI es romper con aquel esquema de “que la información es propiedad de quien la genera”, estableciendo “que la información es de todos y tiene preferencia para aquellos que la obtuvieren inicialmente, dentro de un sistema coordinado.