sábado, 23 de mayo de 2009

POLICIA, ACTUACIONES,2000.¿HACIA DONDE VA LA POLICIA ESPAÑOLA?

Año 2000

Después de la experiencia 6x6 de la Policía de Proximidad, que consiste en neutralizar seis delitos que inciden en la inseguridad ciudadana, y en el espacio de las seis provincias españolas con más alta criminalidad de España, se indica por el Centro Directivo la información del Plan 2000 basado en la proximidad, especialidad y coordinación, generándose EDUS, o reuniones de control donde se analizan el grado de complemento de objetivos estratégicos, que consisten en adecuar la organización policial a las demandas de los ciudadanos para aumentar su calidad de vida; actualizar los sistemas y procedimientos de trabajo; e incorporar los recursos necesarios, optimizando su utilización; y reducir la criminalidad.

En los meses de Abril y Mayo saltan en los medios de comunicación social dos fenómenos criminógenos que mueven a estudiosos, en el campo de la psiquiatría, psicología, sociología, etc, a efectos de buscar explicaciones a tan macabros asuntos. Se trata de R. Rabadan que asesinó a sus padres y hermana con una katana (espada de samurai) mientras dormían, y el asesinato de Clara realizado por dos compañeras en San Fernando. En el caso de Rabadán la fenomenología criminal se dispara entre los siguientes ejes: padres ejemplares; chico joven, amable y educado; aficionado a la brujería; a los comics y videojuegos de Rol; enganchado a Internet y siempre interconectado o en espera de mensajes; lector de libros como “Ave Lucifer”, el “Poder de la Magia”, direcciones en el ordenador donde figuran nombres como Dios, el Brujo, lo Satánico; tenía pensado matar a su familia desde una semana antes, dando vueltas a esa idea, terminando así con el seguimiento cotidiano del trabajo, disgustos y con su hermana, porque padecía el síndrome de Down; sin resentimiento hacia los padres; conecta con un parapsicólogo de Canarias para informarse de asociaciones satánicas, motivado por la ansiedad aunque no la practica; ejercita el Ninjutsu, Karate, Judo, Full-Contact, Taekwondo y conoce el arte de usar la katana, instruido por profesores; vive en el presente acorde con la filosofía budista, que conoce. En el otro caso, el asesinato de Clara, realizado por las dos menores y compañeras de la víctima, Iria Raquel y Raquel Carlet queda constatado en la presencia del crimen y escenario además del arma homicida, guiones de juegos de rol, videos de contenidos gores y violentos, novelas de crímenes y películas violentas, objetos para la práctica de brujería, tablas de ouija, velas negras, escritos de invocación satánica, músicas de tipo tenebristas, recortes de prensa referentes a temas citados y el nº de teléfono móvil de José Rabadán, siendo este citado varias veces como referentes en sus declaraciones, ocupándoles recortes sobre este personaje que le hicieron famoso, y también cartas, hasta el punto de que la citada Iria Raquel mantiene similar corte de pelo, imitando facciones y gestos del tan citado Rabadán; cargas en el archivo del ordenador de muertes violentas, asesinatos, etc.

Las explicaciones desde expertos y profanos en los diferentes medios y tertulias a falta de motivos criminógenos o personalidades psicopáticas o sociopáticas discurren por el lado del aburrimiento de los jóvenes, ausencia de sentimiento de culpa, nihilismo, falta de expectativas, hedonismo, fracaso escolar, soledad, integración en sectas satánicas, pertenencia a tribus juveniles, singularmente “siniestros”, etc. Mi explicación sobre los comportamientos asesinos citados devendrían, en el caso de Rabadán por una “huida hacia delante matando”, reforzada esa idea, que aparece de vez en cuando en el subconsciente, con los comportamientos habituales de su conducta, y en el caso de las menores Iria y Raquel por imitación de la conducta de Rabadán y por el mismo motivo. En cualquier caso, en los procesos de investigación y acorde con lo publicitado hasta ahora no se ha tenido muy en cuenta la vinculación posible de los comportamientos juveniles con la incardinación en una tribu, y en este orden, me limito a destacar que existe una tribu urbana, muy nueva y presente en la comunidad metropolitana que son los Otaku, constituida por jóvenes obsesos por la informática y los videojuegos, cuyos problemas de adaptación social le llevan a realizar una vida montada en realidades artificiales, confundiendo lo real con lo virtual y que conlleva implicarse en tecnología tridimensional, soportes de realidad virtual, técnicas interactivas, etc. La evolución natural de estos jóvenes consiste en la creación de personajes virtuales, capaz de vivir como un ser humano, como una estrella informática, al que intentan parecerse, relacionándose con ellas a través de pantalla o en consulta con otras personas ligadas; y jamás mostrarán su verdadera realidad ya que sus ídolos virtuales moldean toda su personalidad. Los integrantes de Otaku no tendrán problemas con sus padres, no presentarán escándalos sexuales, peleas o riñas con vecinos y nunca discutirán sobre cuestiones concretas. Su vida, repito, está en lo virtual, en la pantalla y navegar por el ciberespacio. Alimentan, por más, estas aseveraciones las nuevas formas de comunicación en los portales informáticos, conocidos por chat, donde los visitantes chatean sobre cualquier contenido temático inimaginable. La facilidad de su uso, la posibilidad de intercambiar ficheros, claridad y flexibilidad del lenguaje y el no verse las caras, son factores que hacen posible aquella intercomunicación, de ahí el importante riesgo que significa para usuarios inmaduros, derivándose de ello posibles amenazas a la intimidad e inseguridades de todo tipo. A ese riesgo se añade el aspecto adictivo y emocional que significa el chateo, prefiriendo esta actividad a cualquier otra, constituyéndose, por ende, los menores en probables víctimas de ataques de pederastas, maníacos, etc. Hoy se escribe que de cada cuatro personas que entran en un chat lo hacen con fines dañinos o para encontrarse con otros iguales que pretenden hacer daño.

Una encuesta realizada a Facultativos y Técnicos, año 2000, publicada en la Revista del SUP, nº43 concluye entre otras cuestiones lo que sigue: tienen la sensación de que no son considerados personal policial; no se encuentran definidos en el orden jerárquico; no existe formación continuada; no tiene posibilidad de pasar a la situación de segunda actividad; no existe una relación de puestos de trabajo ni se tienen conocimiento de futuras previsiones; y no existe una delimitación clara de funciones profesionales.

La Celsa, poblado marginal, ubicada en el distrito de Entrevías, fue levantada en el año 1995 para alojar a 110 familias chabolistas, procedentes, en su mayoría de un mercado de la droga, los famosos pies negros de la M-50, donde negociaba y traficaba el clan de los Silva, en su mayoría gitanos y otros de idéntica etnia que vivían al lado de vertederos e inmediaciones de MercaMadrid. La construcción de la Celsa alcanzó novecientos millones de pesetas, y el total de su coste, a nivel institucional, hasta su destrucción en el 2000 ha resultado dos mil millones de pesetas. Desmantelarla ha significado alrededor de otros mil millones.

La Celsa, en su origen, años sesenta recogió a grupos de gitanos andaluces y extremeños, siendo famoso entre ellos el Tio Casiano, etiquetado como rey de los gitanos, con grandes influencias en Sevilla y Extremadura; el Tio Curro, que ejercía su poder por las zonas de Talavera, Toledo y Cáceres, y el Tio Peseta que fuera receptor de SSMM, con ocasión de visita Real a este poblado marginal en la década de los noventa. La Celsa se construyó con 96 casas de hormigón, con aspecto de búnkers, constituyéndose en un gheto donde todas las familias trapicheaban con droga, siendo ésta de gran pureza y calidad, también llamada turca . Esa condición de la droga atraería a la mayoría de yonquis de Madrid y poblaciones periféricas para acercarse a este poblado marginal. La presencia de yonquis diariamente alcanzaba las cinco mil personas, siendo las horas más frecuentes las vespertinas y la noche. En ese lugar se crearon una de las situaciones más tristes que pueda detectar un ser humano, el esclavismo , fenómeno que consistía en recluir a jóvenes muy marcados y dañados por el consumo de drogas, en condición de detenidos y torturados por algunas familias gitanas, al objeto de que en momentos oportunos dirigieran como cicerones a los pequeños camellos y consumidores hacia las casas, que de forma organizada vendían la droga. Es decir, no vendían todas las casas al mismo tiempo, distribuyéndose la mercancía por fracciones de tiempo en los bunquers y casas que convinieran. Alguna vez, mediante registros se sorprendería a cuatro /cinco muchachos de éstos con “mono total” , en habitáculos de menos de dos metros cuadrados, sometidos a pan y agua, encerrados, apaleados e inmersos en sus propias heces y deyecciones, que no se limpiaba por aquellos que les explotaban. Las operaciones policiales en la Celsa serían muy frecuentes; una vez por semana, aunque la mayoría de las actuaciones con resultados infructuosos, debido a la complejidad del acceso al gheto y por más a los bunquers, dotando a los policías de masas para fracturar puertas blindadas, y siempre apoyados los registros por unidades de intervención policial ya que al final de los mismos los habitantes del lugar lanzaban a sus mujeres y críos contra la policía, arrojando los adultos toda clase de piedras y objetos contra la fuerza pública. En este año el Periódico el País se hace eco de que por fin se reduce a escombros la Celsa y se anuncia el próximo derribo de la Rosilla, también llamado los Pitufos, gheto similar a la Celsa, y muy próxima a la misma, y que en el transcurso de finales de los noventa ha movilizado a la mayoría de las asociaciones de vecinos de la Villa de Vallecas, todos los jueves del año, contra ese hipermercado de la droga.

Desde mayo y como consecuencia del triunfo electoral del PP, por mayoría absoluta, se percibe en el mundo policial un sinnúmero de “intoxicaciones”, referentes a cambios en la cúpula policial. Aquellas intoxicaciones, procedentes, unas, desde la promoción personal o de “amigos de la persona” a la que hay que mover hacia arriba; y otras, de aquellos que están cercanos a la cúpula policial y manifiestan opiniones, pasando por línea de rumor a ser asertivas. En el transcurso de los meses se comenta que ya hay borradores de estructura de la Dirección General de la Policía, incluso se habla de una Subsirección nueva que implique a la Policía de Proximidad y también sobre la creación de una Comisaría General de Cooperación Internacional que coordine la operatividad en ese espacio y responda como única entidad ante los organismos internacionales, sobre todo europeos.

Conjeturas fuera. El Mundo en su edición de 27 de julio publica la reorganización de la cúpula policial para potenciar el Plan 2000, con el resultado, hasta ese momento de que no se mueve nadie ni nada sólo se cambian de funciones o de puesto. La reorganización a la que aludimos consiste en que el Comisario José Soleto Alvarez que ha dirigido el Plan 2000 es nombrado Subdirector General del Gabinete Técnico, puesto que ya había ocupado con la Administración Socialista en la década de los ochenta; y el facultativo que ocupa el puesto aludido, Felipe del Pozo Blanco pasa a ser Subdirector de Gestión y Recursos Humanos. En un nivel inferior y sin formar parte de la cúpula policial se producen transvase de jefes Superiores, destacando el de M.A. Fernández Rancaño, un distinguido profesional, adornado de prudencia, serenidad y larga experiencia de mando, que pasa destinado como titular de la Jefatura Superior de Policía de Cataluña; y también del Comisario Antonio Bertomeu Freixolí que viene de la titularidad de Extremadura para ocupar la Jefatura de Andalucía Oriental.

Al poco tiempo se publica un Real Decreto creando una nueva estructura en el Ministerio del Interior que afecta a la Policía, por la presencia de la Delegación del Plan del Gobierno en la Extranjería, Emigración y Asilo, aunque la organización policial sigue siendo idéntica a la anterior de 1995, sólo modificada por la afectación del Programa 2000.

Después de los atentados ocurridos en Málaga, asesinato de un concejal del PP y explosión de una bomba colocada por ETA en el Cuartel de la Guardia Civil en Agreda (Soria) a instancia de Arzallus, presidente del PNV, salta en todos los medios de comunicación, en tertulias radiofónicas y columnas de periódicos la cuestión de eficiencia policial frente a ETA , debatiéndose si el Ministro del Interior, Sr. Oreja, debe participar como posible Lendakari y simultanear aquellas actividades con las de Interior. En definitiva aquel inserto de Arzallus es una respuesta a la acusación de que la Policía Vasca es ineficaz en el territorio que ocupa, desplazando la cuestión profunda del terrorismo a ineficacias policiales, independiente de los territorios y habitantes en los que se ocupen las policías respectivas.

En este orden, en el transcurso del primer semestre del 2000 se destaca una ofensiva durísima de ETA, desde que esta organización terrorista decidiera en noviembre del pasado año romper la tregua. En este tiempo ETA ha asesinado a seis personas y ha puesto en circulación dos mil kilos de explosivos. El tiempo de tregua ha servido a ETA para armarse y organizar sus comandos. Los objetivos de ETA en el transcurso de este periodo han sido militares, parlamentarios vascos del PSOE, periodistas, concejales del PP, guardias civiles y ciudadanos en general. Continúa además con la campaña de intimidación y chantaje, singularmente a empresarios vascos.

El periódico el País en su edición del 26 de julio se hace eco de unas declaraciones del Ministro Mayor Oreja donde se participa que la banda terrorista ETA ha cambiado su organización durante la tregua y que este Ministro reconoce que el Gobierno vive uno de sus momentos más difíciles por culpa del terrorismo, afirmaciones éstas debidas a siete atentados en menos de un mes y medio. A los pocos días el diario el Mundo publica que un escolta privado , contratado por el PP para proteger a concejales de ese partido en el País Vasco, evita un atentado tras haber observado la colocación de un objeto extraño en los bajos del vehículo del edil al que protege. Sorprende a expertos en lucha antiterrorista que ese concejal no tuviese protección de la policía autónoma, y sorprende entre los ciudadanos la instrumentación de la seguridad privada en situación de escolta con la cara tapada , con ocasión de trabajo y en las calles del País Vasco .

El Cuerpo Nacional de Policía en Zaragoza, a finales de julio desarticula un comando terrorista de ETA, deteniendo a sus miembros y localiza un piso franco con abundante documentación, que prepararía un atentado contra el alcalde de la ciudad. Uno de los detenidos, Aitor Lorente , perteneció al Comando Vizcaya en 1997, y el otro David Pla fue en 1999 portavoz de la organización juvenil radical Jarrai. Al día siguiente, al parecer, en respuesta a la captura del comando ordena ejecutar la vida de José María Jáuregui, Exgobernador Civil de Guipuzcoa en 1994. Se constata en los medios de comunicación que el mes de julio ha sido el más intenso referente al ataque de ETA contra las instituciones y personas en toda la historia de la demodracia.

A principios de agosto, en muy corto espacio de tiempo se suceden dos asesinatos, un empresario y un Subteniente del Ejército ocurridos en el País Vasco y Navarra y además un atentado en Madrid, calle Platerías, con resultado de once heridos con ocasión de coche bomba. En un análisis somero de esta barbarie de ETA se deduce la generalización de objetivos, orientados hacia los medios de comunicación , empresas, políticos, militares, pretendiendo una desmoralización y desesperanza de los que mueven a la comunidad; el reforzamiento de las organizaciones de comandos que se han abastecido de toda clase de recursos después de la tregua, mejorando su logística y canales de información, así como gran capacidad para golpear en cualquier momento y lugar, hasta el punto de situarse en condiciones de provocar una carnicería a la libanesa.

Frente a esta actividad de ETA, la respuesta de las instituciones lideradas por el Gobierno, consiste en armar a la sociedad mediante el uso de la palabra, exigiendo libertad, democracia y paz; la instrumentación del Estado de Derecho; y el trabajo de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad.

El hecho es tan serio que en el Ministerio del interior y en la Policía no hay vacaciones, siendo convocados los responsables a numerosas reuniones a efectos de adoptar medidas, dirigiéndose éstas a un incremento de controles de vehículos urbanos, aumento de la presencia policial, a la par que se reclame por todas las autoridades a la colaboración ciudadana.

A principios de septiembre, se conoce y publica que ETA dispone de comandos de reserva para sustituir sus bajas. Los nuevos comandos integran miembros legales e ilegales, siendo responsable de los mismos Xabier García Gaztelu. En este orden se afirma que aquellos comandos se nutren de HAIKA, organización creada en abril de este año, que ha fusionado a las juventudes radicales aberzales de Jarrai y sus homólogos franceses de Gasteriak.

El Gobierno ante la avalancha de acciones terroristas decide una serie de medidas, entre otras controlar la frontera pirenaica mediante la presencia e intervención de mil quinientos agentes de seguridad españoles, colaborando policías franceses, y participando por primera vez en esta diligencia preventiva unidades de intervención policial; además se propone la modificación del Código Penal y Ley Penal del Menor, tipificanco los delitos de daños y exaltación del terrorismo. Se pretende excluir a los menores terroristas que actúan en la kale borroka de la Ley Penal del Menor, declarando competente para estos asuntos a la Audiencia Nacional. Se añade que serán autoridades los alcaldes y concejales, y penas de inhabilitación para todos aquellos insertos en terrorismo.

A mediados de septiembre un informe de la Comisaría General de Información establece que EKIN ha sustituido a KAS en la coordinación de ETA, declarada ilegal en noviembre de 1998. Seguimientos continuados, intervenciones telefónicas y otras medidas/investigaciones policiales, hacen posible un dispositivo que lleva a la detención de veinte dirigentes de Herri Batasuna, a los que se acusa de formar la dirección política de ETA o el gobierno en la sonbra de aquella organización. El Director General de la Policía, señor Cotino, supervisa aquel dispositivo, interviniendo la Policía en varias poblaciones del País Vasco y Madrid, y como resultado del mismo se constata la relación de EKIN y aquellos detenidos con la estrategia de la kale borroka, escalada violenta etarra y directrices sobre atentados de la organización.

La Policía francesa, en Bidart (Francia), a los dos días de la detención de la cúpula política de ETA, y posterior procesamiento de la misma, detiene a Ignacio de Gracia Arregui, alias Iñaki de Rentería, que desde 1993 dirige el aparato militar de ETA, sustituyendo en el puesto a Francisco Múgica Garrmendia, Pakito, que fuera detenido también en Bidart, en marzo de 1992 por las fuerzas de seguridad francesas, donde se desarticularía la cabeza de la serpiente, constituida por éste, José Luis Álvarez Santa Cristina Txelis, ideólogo y creador de los Taldes Y, y de la kale borroka; y José María Arregui Erostarbe, Fitipaldi, responsable de logística y área financiera, todos ellos constituyentes del colectivo Artapalo.

Iñaki de Rentería, junto a Mikel Albizu, Mikel Antza y Eusebio Arzallus son los máximos responsables del Comité ejecutivo de ETA. Tras la ruptura de José Javier Aizkuren Ruiz, Kantauri, se han incorporado a aquel comité Soledad Iparraguirre, Amboto y José Javier García Gaztelu. De ese comité dependen los aparatos político, militar y logístico de la organización terrorista. Este comité será fiel a la escuela creada por Pakito, de negociar con muertos en la mesa y afectando cada vez más a colectivos en la inmediatez del terror, socializando el miedo, a efectos de presionar al Gobierno en contrapartida de ventajas, a cambio de un final de violencia.

Inmediata a la detención de Iñaki de Rentería, la cooperación internacional actúa, interviniendo la Policía francesa en poblaciones cercanas a la frontera (Sare y Cambran), localizando zulos, explosivos, detonadores y elementos electrónicos. El resultado de la intervención son quince detenidos, desapareciendo el aparato logístico y militar de ETA en Francia, encargado de suministrar material a los comandos. Ese aparato logístico es el encargado de la dotación de armas, explosivos, documentos falsificados y preparación antiterrorista, así como cuestiones de electrónica para activar bombas.

La Orden General de la DGP nº 1259 mediante una Resolución establece una gorra específica como prenda de uniformidad para su uso en el ámbito de la Policía Preventiva de Proximidad, determinando sus características técnicas, motivada aquélla por el uso de las motocicletas que dificultan tareas en épocas estivales, obligándose los funcionarios a intercambiar la gorra de plato por el obligado casco en tareas de servicio. Consecuentemente se dispone el uso para tal servicio de la gorra con visera tipo baseball, constituida por un 45% de lana peinada y un 55% de poliester mate. El color será azul marino. Curiosamente los distintivos en la citada gorra se hacen por escalas y no por categorías. En este orden la citada resolución, desde una perspectiva histórica es de una importancia excepcional porque se rompe con una tradición de setenta años, ya que por norma del Boletín Oficial de la DGS nº 78 de 17 de julio de 1931 se dispuso reglamentaria para el Cuerpo de Seguridad la gorra de plato en sustitución del casco, y que incluso la sección de ciclistas (verdadero antecedente de la Policía Preventiva de Proximidad) usara también dicha gorra de plato.













CAPITULO VIII: ¿HACIA DONDE VA LA POLICÍA ESPAÑOLA?

A partir del 2000, en España, nos encontraremos con una variedad y complejidad de problemas, que como fenómenos novedosos van a determinar un nuevo modelo de sociedad, y por ende de presencia/actuación policiales que determinará, necesariamente, de un nuevo modelo policial:

Entre esos fenómenos destacamos:
- Amplios reconocimientos de los derechos del hombre desde la percepción ciudadana y personal.
- Adviento de una sociedad de masas que se irá “vertebrando” a través de tejidos asociativos, comités, círculos de calidad, que despertarán una conciencia ética y exigente respecto de las Instituciones y singularmente de la Policía. Algunos hombres de mañana, al parecer, tenderán a asociarse para poder efectuar “ascensiones”, rompiendo la dialéctica de los valores en uso, y en algunos casos con actitudes/comportamientos prepotentes, incluso, mediando el uso de la violencia.
- Incremento demográfico de la tercera edad, que etiquetará sociedades/grupos de ancianos en determinados espacios urbanos.
- Tendencias a concentrar enormes ciudades, por encima de quinientos mil habitantes, en los que se perderán referentes urbanos, humanos, éticos, etc, y donde las condiciones/calidades de vida serán más degradantes, acabando en basura de todo tipo.
- Incremento de la microcriminalidad en los tejidos urbanos, donde el control social/institucional pueden ser escasos y/o ineficaces.
- Desarrollo de contraculturas juveniles que darán paso a presencias callejeras de nuevas tribus urbanas. Los Skinners, Punkis y Okupas, dejarán paso a los Gansta Rap, Ciberpunkis, Grunges, Tank Girls, Modds, Agropunk-Rastafaris, Kids, Femio-Kuns, Ciberparties, Espace, Bikers, Skaters-Hard Core, New Squatters, Eurobeats, Acidos, Trihops, etc.
- Aumento de flujos migratorios, a través de las rutas mediterráneas, de poblaciones inmigrantes, muy especialmente del Mogreb y Africa, que se situarán en riesgo frente a actitudes/reacciones xenófobas.
- Presencia en el tejido urbano de “squatters” o “viajeros de la nueva era” que no quieren “acartonarse” y eligen fallos en los sistemas para apropiarse de fincas/viviendas ajenas. Son gentes de viaje, distintas de los ROMS, que se pasan la vida viajando y viviendo en vehículos.
- Fomento de anomia en el sentido de frustrar a ciertas clases sociales o individuos en el logro de ascensos en las escalas sociales, generando así situaciones alternativas mediando la delincuencia o caer en el olvido, por el consumo de drogas.
- Incremento de desórdenes públicos con ocasión de los cambios sociales, a través de vandalismos, fenómenos Ravers (zonas juveniles con alta densidad de bares/pubs), rutas juveniles de diversión (destroyers); grupos eversivos juveniles dependientes del fútbol profesional, etc.
- La aparición de una inseguridad novedosa, que llamaremos ontológica, en el sentido de eco-rebote que se hará presente en las grandes ciudades a través de cualquier conducta individual/colectiva que generen alarma social, y transmitida por la enorme velocidad de los medios de comunicación y/o el rumor sumergido.

De otro lado, a ese dimensionado de fenómenos novedosos de modelo social, debe añadirse un conjunto de retos que la Policía española y por extensión la europea, tendrán que enfrentarse, a saber:
- Expansión de la criminalidad internacional por el derrumbamiento de fronteras en la Comunidad Europea.
- Incrementos de la “cultura del silencio” en el mundo criminal, que dificultará la investigación/actuación policiales.
- Adecuación de la criminalidad al contexto social donde opera; interviniendo sobre ciudadanos; generando miedo y/o desconfianzas en/a las Instituciones.
- Reciclajes de dineros negros e interconexiones estratégicas entre criminales y sistemas económico-financieros, definidos como Killers de la economía sana.
- Aparición del fenómeno fence, es decir prediseño de objetivos/instrumentos/vehículos, que se han de robar y espacios donde realizarlo.
- Presiones externas/internas a la Policía mediante las cuales se verá obligada esta institución a responder/demostrar su eficacia/eficiencia, mediante índices múltiples de calidad-control, y que obligará a un continuo proceso de consulta sistemática a los ciudadanos. La Policía, en este orden, será considerada en una economía de mercado a la manera de un negocio, y se verá presionada para que se organice como tal, en el matiz de rentabilidad como cualquier otro servicio.
- La Policía tendrá que medir lo que el ciudadano está dispuesto a soportar en cotas de criminalidad, obligándose a la búsqueda de nuevos índices/parámetros.

Frente a estos retos/problemas/fenómenos novedosos, la Policía, como un agente operador social, tendrá necesariamente que modificar actitudes/comportamientos, y muy especialmente su operatividad. En este orden considero lo que sigue:
- Demandar sistemáticamente a los ciudadanos qué piden a su Policía, satisfaciendo en la medida de recursos, aquellas urgencias, en periodos de tiempos discrecionales.
- Eliminar/erradicar “la cultura del silencio” que deviene del miedo/amenaza/coacciones de grupos criminalizados, respecto de ciudadanos y/o sus colectivos, fomentando la colaboración de éstos en el logro de la Seguridad Ciudadana, como un componente esencial de calidad de vida.
- Generar entre los colectivos ciudadanos un clima de confianza en las tareas preventivas que realiza la institución policial.
- Crear bancos de datos sobre clanes/familias criminógenas que actúan/operan en los puntos negros estructurales, promoviendo acosos reiterados e intensos sobre los mismos, al objeto de su erradicación.
- Controlar la microcriminalidad en los espacios urbanos, rompiendo las posibilidades de que aquélla se transforme en macrocriminalidad.
- Conocer el tejido social de los espacios urbanos donde trabaja la Policía, así como los vectores o actividades socioeconómicos y de cualquier otra índole, con el objetivo de cooperar y empujar a los colectivos que operan en las ciudades para que éstas sean más ciudades.
- Conocer los espacios urbanos definiendo/evaluando bolsas de marginación y victimización, así como las zonas negras de las ciudades, informadas a través del Programa de Policía de Proximidad.
- Diseñar una nueva profesionalidad del Policía en calidad de operador social y teniendo en cuenta las consideraciones aludidas anteriormente; lo que implicaría un plan de formación y actualización más complejo.
- Dirigir las actuaciones de los policías encargados de la Seguridad Ciudadana en base a criterios de calidad, mediante declaraciones de objetivos, conocidos por todos los funcionarios; donde las actuaciones policiales sean evaluadas continuamente.
- Generar campañas de advertencia a las víctimas potenciales para que tomen las precauciones/medidas procedentes, atendiendo/satisfaciendo, en cualquier caso, las necesidades de la víctima.
- Predictar conflictos a través de mapas de riesgos; de puntos negros, y todos aquellos instrumentos que sirvan a una prevención policial eliminando así la etiqueta de que la Policía siempre llega tarde, sustituyéndola por “la policía, siempre, llega antes”.
- Atender singularmente y con carácter prioritario:
- Robos/hurtos callejeros.
- Puntos Negros referentes a drogas.
- Establecimientos expendedoras de bebidas alcohólicas a menores.
- Espacios con altas densidades de bares de copas, pubs, discotecas, etc, con ocasión de movida juvenil, durante los fines de semana.
- Presencia de tribus juveniles urbanas eversivas en las calles, especialmente en los cascos viejos y/o centros de las ciudades.
- Mantener, acorde con las demandas ciudadanas: presencia policial uniformada en la calle, en función de prioridades, mediante dispositivos de seguridad; identificar personas y vehículos que están/se mueven en puntos/zonas negras; vigilar y controlar singularmente espacios precursores de riesgo, entre otros: inmediaciones de colegios; casas/naves desocupadas; vehículos abandonados; itinerarios de taxis, etc; realizar reuniones periódicas con policías locales/autonómicas, al objeto de colaboración mutua para tratar/erradicar puntos/zonas negras.

Frente/junto a mi posición respecto de hacia donde va la Policía sitúo la de otros profesionales y estudiosos, emitidas sus opiniones con ocasión del Seminario celebrado en el Escorial, España del 5 al 9 de julio de 1998 y publicado por la Fundación de la Policía Española, año 2000 así como de partidos políticos, Izquierda Unida y PSOE, a saber:

Ricardo Martí Fluxá Exsecretario de Estado para la Seguridad mantiene que la Policía debe orientarse a la protección de los derechos y libertades de los ciudadanos; es un instrumento de garantía del propio Estado de Derechos, y debe estar al servicio del bienestar social.

Rodolfo Martín Villa , Exministro de la Gobernación, disiente respecto del Sr. Fluxá y en relación con la Policía de Proximidad, considerando que ésta debería encontrarse en manos de las Administraciones de Seguridad más cercanas al ciudadano, es decir Policías Locales o Municipales. La posición radical de este Exministro es que la Policía debe ser UNA Y NACIONAL y dependiente del Poder Judicial, concretamente del FISCAL GENERAL DEL ESTADO.

Denis Szabo de la Universidad de Montreal, esboza la idea de una Policía que funciona con la Comunidad, comparte valores comunes y arregla litigios, mediando entre las partes. La Policía, así integrada en la Comunidad buscará con todos las causas de los delitos, trabajando al lado del sistema escolar, salud pública, organizaciones profesionales, sindicatos, asociaciones filantrópicas, etc. La Policía, según este estudioso, debe analizar y actuar sobre las posibles amenazas que afectan a la seguridad individual y contribuir a la calidad de vida en la comunidad. La Policía debe trabajar sobre el pequeño crimen, la grafitis, el vandalismo, el pequeño tráfico de drogas, etc.

Jesús de Miguel, Catedrático de Sociología de la Universidad de Barcelona está en la posición de que el futuro de la policía es la Comunitaria, Entendida ésta no como un modelo concreto, sino como un proceso. Este profesor mantiene entre otras cuestiones,, las que siguen: la Policía que se cree tiene que acoplarse a la sociedad que viene; es importante medir el impacto de la violencia en la calidad de vida de la población. La tarea policial consiste en definir las formas de violencia que impactan a la población y contrarrestarla con las que establece la propia Policía. Entre aquellas formas de violencia destaca de Miguel la doméstica, marginal, migratoria, política e institucional; el objetivo de la Policía consistirá en minimizar el impacto de la violencia; la policía del futuro tiene que aprender a analizar la realidad social, tiene que descentralizarse y organizarse para resolver problemas en la Comunidad, y debe ser reinventada en cada población, definiendo las prioridades de seguridad, que deben ser satisfechas; el modelo policial no puede sustentarse en un solo cuerpo policial, tiene que ser global, que abarque e integre a todos los cuerpos policiales que actúan en un territorio; y por último, este profesor, está en la idea de que la Policía debe servir a una sociedad que fundamentalmente será democrática, tolerante y multicultural, por lo que urgirá de jefes policiales innovadores.

José Luis Fernández Dopico , Exdirector General de la Policía se sitúa en que el marco en que actúa la Policía, en cada momento, no lo define la propia Policía, sino los poderes públicos de ese momento. Apuesta por la viabilidad del modelo vigente, aunque explícita la falta de desarrollo de contenidos fundamentales, todavía en cartuchera, a saber: reglamentación de la policía Judicial; constitución del Consejo de política de Seguridad como órgano supremo de coordinación policial, inoperancia de la prevención de la delincuencia, sigue habiendo excesivos Cuerpos Policiales dispersándose políticas de seguridad, reconsideración de la Unificación del Cuerpo Superior de policía con la Policía Nacional; no haber conseguido la normalización en materia de formación; escasa o nula intercomunicación entre Cuerpos Policiales. Afirma José Luis Fernández Dopico que el modelo policial no puede ser un remiendo , llámese éste de Proximidad o 2000. A su juicio, el modelo policial debe ser consolidado y asumido plenamente por unanimidad entre los partidos políticos democráticos.

Juan Vicente Herrera Arrando Exasesor Ejecutivo del Director General de la Policía y Subdelegado del Gobierno en Valencia imagina a la Policía como una institución abierta, preventiva, proactiva, asistencial, solidaria y esencialmente dinámica, que juegue un papel importante como “agencia de intervención social”, mediando una Policía de Proximidad o Comunitaria. Afirma este politólogo que la Policía no es la Institución exclusiva y principal en la persecución del delito.

Juan Diez Nicolás, Sociólogo, formula acorde con sus estudios sociométricos que los ciudadanos demandan de su Policía el mantenimiento del orden y que aquella Institución dé más participación a los ciudadanos.

Santiago Cuadro Jaén, Comisario General de Seguridad Ciudadana, en su ponencia, salpicada de terminología científica, no muy bien tratada y definida dice en la página 128 en España el modelo que se adopta es un modelo mixto que compagina tanto la prevención primaria como la terciaria sin perder de vista aquella intermedia o localizada sobre el sujeto activo. Más adelante escribe se tiene en cuenta además la configuración de la cadena de valor o economía de escala, que en su traducción a la prestación de servicio público viene a referirse al conocimiento de las necesidades del ciudadano como cliente. Posteriormente continúa sobre los conceptos de fidelización y rentabilidad del servicio que se presta, de la multiplicidad del valor sobre el coste de las operaciones, de transferir el concepto de negocio de unidad en unidad; de momentos de verdad; de primera ley de servicios, etc..

Jürgen Storbeck, Coordinador de Europol, dice que los ciudadanos asocian a la delincuencia con amenaza personal, riesgo a su integridad física o daños a su propiedad, y que la delincuencia internacional sofisticada no preocupa , porque no impacta sobre los individuos. De ahí, que esa delincuencia organizada, también, la de guante blanco tengan una imagen más blanda en las percepciones del ciudadano, incluso, a veces, algunos de sus personajes han sido admirados y convertidos en héroes.

Storbeck mantiene que la delincuencia internacional y organizada se desarrollan en la oscuridad, situándose aquélla sólo como un punto de iceberg. La globalización de las comunicaciones, abolición de controles fronterizos y el espacio común europeo posibilitan el oscurantismo de la delincuencia organizada, que atrae a otros delitos conexos, entre otros el tráfico de seres humanos y la inmigración clandestina; así como toma de rehenes y amenazas violentas relacionadas entre grupos criminales, instrumentadas comercialmente o dirigidas a evitar diligencias judiciales. Este coordinador nos habla que desde 1997, Internet brilla en la comisión de delitos para usar el fraude y como canal de venta de cannábicos; a lo que se añade el uso indebido de ordenadores para falsificar, captar investigaciones o datos de compañías, insertándose el ciber- terrorismo y la manipulación de datos contables.

En este orden, Storbeck apela a la creación de la Oficina Europea de Europol como Organo de Cooperación Policial en una Europa sin fronteras con las competencias de comercio de mercancías ilegales, violencias, extorsiones, fraudes, imitaciones y piratería, falsificaciones de documentos, delitos informáticos, corrupción, y delitos relacionados con el medio ambiente.

Miguel Chamorro García, Director del Gabinete del Secretario General de Interpol manifiesta que la Policía se tendrá que enfrentar a los siguientes problemas: aumento de dificultades administrativas y legales para afrontar las nuevas situaciones delictivas, entre otras el Habeas corpus para retenidos con ocasión de inmigración ilegal; la delincuencia será urbana y más violenta; surgirán grupos de especialidades en la criminalidad que se dedicarán tan sólo a uno o dos tipos de delitos; amenaza real de la presencia de una mafia rusa en progresiva internacionalización de sus actividades y en conexión con grupos establecidos en cualquier país; los métodos de introducción de cocaína y heroína serán indetectables; masiva utilización de los servicios postales para enviar pequeñas cantidades de heroína y cocaína; utilización de correos de origen africano, especialmente nigerianos; los programas nacionales basados en la reducción de la demanda de la droga tenderán al fracaso (curiosamente el Plan de la Droga español 2000-2008 se fundamenta en la reducción de la demanda); incremento del fenómeno terrorista que se ampliará en la modalidad de “catastrófico”, mediante el uso de armas químicas, nucleares y bacteriológicas. Algunos grupos terroristas se relacionarán con grupos dedicados al tráfico de estupefacientes, y también ciertos grupos terroristas serán usados por algunos Estados como instrumento en sustitución de la guerra; inquietante aparición de sectas con matiz terrorista que usan gas “sarin” y/o antrax o cualquier aerosol patógeno; y por último aparición del ciberterrorismo , interviniendo sobre ordenadores, accesos telefónica, Internet y aplicaciones informáticas.

Ivan Nedev, Exembajador de Bulgaria en España advierte a la Policía sobre el reto de la inteligencia exterior en la era de la globalización, afirmando que los Estados no están solos en la inteligencia e información exterior e interior, acompañándose de muchas compañías multinacionales, empresas privadas y diferentes grupos que están creando su propia inteligencia e información, concretamente organizaciones terroristas, mafias, narcotraficantes, etc. mediante la penetración, invasión y perturbación en los ordenadores, aplicaciones informáticas, Internet, y últimamente mediante la vigilancia a través de satélites idóneos.

Afirma Iván Nedev que estamos en un momento en el que se quiere saber todo, incluso lo que contiene el botiquín de un determinado líder, y anuncia a modo de ejemplo de la creación del Sistema ECHELON (escalón), que junto al sistema UKUSA están capacitados para detectar en Europa todo el correo electrónico, comunicaciones por teléfono y por fax, interceptados por la National Security Agency de los EEUU. Estos sistemas están facultados, mediante la instrumentación de la inteligencia artificial, para descubrir palabras claves, voces humanas, generando diccionarios, obteniendo así información económica, política, militar, personal, de incalculable valor y que benefician a su productor en detrimento de los demás. Iván Nedev se reafirma sobre “una guerra de información” que se manifestará en una lucha de impacto contra las bases de datos depositadas en los ordenadores mediante la intervención en las redes eléctrica, comunicaciones, finanzas y transporte. La guerra de información es un instrumento para luchar contra un adversario organizado provisto de recursos para perjudicar en la toma de decisiones y conseguir la máxima información sobre ese enemigo, al mismo tiempo que se protege en sus recursos informáticos. La importancia que da este versado personaje a la guerra de información se destaca cuando dice que el M15 del Servicio británico necesita un 17% de su presupuesto para el desarrollo tecnológico de aplicaciones informáticas referidas a información interior y exterior.

Elizabeth Parker que fuera consejera de las agencias secretas en EEUU (CIA y NSA) desde 1984 a 1995, en conferencia sobre el futuro de los servicios secretos, realizada en la Universidad Complutense, en colaboración con el CESID, año 2000 mantiene sobre la red Echelon que existe más capacidad desde esta red para muchas cosas pero que no se hacen, y que no comparte esa red en Europa aunque sirve a un aliado de los europeos como es el caso de Reino unido. Niega usar esa red para espionaje industrial usando el argumento de qué empresa americana elegiría el Gobierno para compartir la información. Admite además la posibilidad de que sectores privados sin regularizar se introduzcan en Internet, limitando la privacidad y acceder a toda clase de archivos personales.

Por último Izquierda Unida en el 2000 sobre el modelo policial hace la siguiente propuesta: iniciar la desmilitarización de la Guardia Civil y proceder a articularla con el Cuerpo Nacional de Policía; adscribir efectivos del Cuerpo Nacional y Guardia Civil al resto de las Comunidades Autónomas; ampliar las competencias en materia de seguridad en las Policías Locales; las competencias de ámbito supracomunitario y extracomunitario encomendadas al Cuerpo Nacional de Policía o a la nueva POLICIA FEDERAL DEL ESTADO; crear un solo Gabinete Central de Policía Científica de los existentes en el Cuerpo Nacional de Policía y Guardia Civil; crear Unidades específicas contra el crimen organizado y terrorismo; crear una Unidad Federal de Policía Judicial con dependencia funcional de Juzgados y Tribunales.

El Grupo Parlamentario socialista en el 2000 sobre el modelo policial realiza las siguientes propuestas: coordinación de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en la Secretaría de Estado de Seguridad; importancia capital del Consejo de Política de Seguridad, aún no constituido; claridad en la distribución de funciones entre el Cuerpo Nacional de Policía y Guardia Civil para evitar interpretaciones divergentes como ha sucedido en los contenidos de Narcotráfico y Cooperación Internacional; generalización del teléfono único 112 sustituyendo a los diferentes indicativos del 091, 092, 080, 061, etc., creando salas conjuntas, oficinas conjuntas de denuncias, salas de coordinación y gestión conjunta de sistemas informáticos.