sábado, 23 de mayo de 2009

POLICÍA, ACTUACIONES, 1994-95 y 96

Año 1994

Margarita Robles, Secretaria de Estado para la Seguridad, recién nombrada cesa a Agustín Linares de Subdirector General Operativo, sustituyéndole en el cargo el tan citado M. A. Alonso que curiosamente se acompaña de nombramientos extraños, al parecer “influenciados” por aquella personaje. Afirmamos esto debido a que el nombramiento del nuevo Director General de la Policía, Angel Olivares Ramírez, es nombrado un día después de los cargos anteriormente citados.

En el cambio el Comisario estrella es Enrique de Federico que al parecer ha trabajado con la Secretaria de Estado de Seguridad cuando ésta actuaba en Barcelona de Jueza, y como factótum operativo de la cúpula policial coloca en Madrid de Jefe Superior de Policía a Carlos Corrales, que fue su Jefe de Brigada Criminal en Barcelona, y a Túbal Fernández Alvarez como Jefe Superior en Barcelona, procedente de la Comisaría de Hospitalet. Se añade al estrellazgo de Enrique de Federico que por una Resolución, lo que es insólito en la historia policial, de que a la Comisaría General de Información, cuyo titular es G. Fuentes Linares, se le retire toda la operatividad policial pasando ésta a la Comisaría General de Policía Judicial, integrando en la misma a la Unidad Central Antiterrorista. Luis Luengo Alfonso, amigo de siempre del Subdirector, recién nombrado, permanecería en la cúpula, como titular de la Comisaría General de Extranjería y Documentación.

En definitiva un equipo que logró escasos objetivos en la Policía, a pesar de la nueva Subdirección de Inspección creada, que pasado tiempo demostró su evidente fracaso por su ineficaz actividad, orientada exclusivamente al Régimen disciplinario y actuaciones singulares de la Brigada de Interior, rematando con la regulación de la Segunda actividad en el Cuerpo Nacional de Policía, fiel y mala copia de la “situación de reserva” de los militares, siendo discriminados los policías económicamente.

Europol (Oficina Europea de Policía) comienza su lucha contra la delincuencia en materia de drogas y contra el blanqueo de dinero asociado a dicha delincuencia, en Enero, con el apoyo de los cuerpos policiales de los Estados miembros, entre ellos España.

José Amedo y Michel Domínguez , Subcomisario e Inspector del Cuerpo Nacional de Policía, respectivamente, en los momentos de la Navidad cuentan su historia del GAL al Diario el Mundo, publicando este periódico las memorias que se editan el 26 de diciembre, y la excusa consiste en que no quieren pasar a la historia tapando la corrupción, afirmándose que éllos han cumplido una orden debida, bajo la consideración de asunto de Estado. Aquellos funcionarios rompían con estas declaraciones seis años de silencio, tras ser condenados a 108 años de prisión, entregando sus denuncias, de un lado al Juez Garzón, y de otro, al periodista Melchor Miralles, reportero de aquel periódico. Los hechos denunciados provocarían de inmediato una redada de detenciones que afectarían al Ministerio del Interior y a la Policía, ingresando de inmediato, en prisión, Julián Sancristobal, Exsecretario de Estado para la Seguridad, Francisco Alvarez, Exjefe Superior de Policía de Bilbao y Miguel Planchuelo Exjefe de la Brigada de Información de aquella Jefatura. Rafael Vera, al poco tiempo alegaría que el Juez Garzón encabezaba una conspiración antidemocrática contra el poder constituido en la Moncloa.

José Amedo revelaría que en octubre de 1993 se había ofrecido desde la cárcel de Guadalajara al Ministro Belloch para contar “su verdad” hecho que repitió en febrero de 1994, misivas que fueron negadas recibirlas por aquel Ministro.


Policías de Barcelona desarticulan el Comando Barcelona y detienen a Felipe San Epifanio alias Pepi, vinculado en 1993 con la dirección de ETA y autores de la orden de atentar contra seis militares, implicado en la colocación de una bomba en la estación de Sants, asesinato del Coronel Leopoldo García y granadas lanzadas contra el Gobierno Militar, que causó la muerte de una persona; también es detenida la miembro del comando Dolores López Resina, alias Lola, que colaboró en la colocación de una bomba al paso de un furgón policial donde perdieron la vida seis funcionarios, así como el atentado al cuartel de la Guardia Civil de Vich, en el que fallecieron nueve personas, en su mayoría niños. El comando Barcelona tenía en alquiler dos pisos en las calles Padilla y Aragón, escondiendo un arsenal de amonal, amental, iniciadores, tornillos, detonadores, lanzagranadas, ametralladoras, pistola de 9 mm, media docena de ollas industriales, preparadas con explosivos.

La Dirección General de la Policía, a través del Servicio de Relaciones Ciudadanas, pone en marcha un programa denominado “Timbre a la Puerta”, acordado con el Consejo de Mayores de España, Confederación de Asociaciones de Vecinos de España y Telefónica con el ánimo de cubrir los siguientes objetivos:
- Mejorar la seguridad subjetiva de la tercera edad/mayores en el interior de sus domicilios, estableciendo la cita previa.
- Asesorar a los mayores sobre “medidas de seguridad”, tanto en el interior de sus viviendas como en la vía pública y portales, en definitiva en su quehacer diario, haciéndoles partícipes de que la seguridad es cosa de todos.
- Diseñar medidas y dispositivos policiales al objeto de asegurar la protección y seguridad de la tercera edad.
- Mejorar la calidad de vida urbana de los mayores, con el apoyo de otras Instituciones y Agentes Sociales.

Año 1995

Una nueva sangría de recursos humanos e instalaciones se produce en la Institución policial derivados de la promulgación de la Ley Orgánica de protección a testigos, y peritos en causas criminales que obliga a una trama de unidades de protección y cautelares con aquellos, aparte de las producidas anteriormente, adscribiendo a funcionarios a la Fiscalía Anticorrupción para atender a la delincuencia económica.

En febrero día 16 , Rafael Vera, Exsecretario de Estado para la Seguridad ingresa en la cárcel de Alcalá Meco bajo auto del Juez Garzón, por malversación de caudales públicos, violación de la ley de cambio y por detención ilegal y secuestro del ciudadano vasco francés Segundo Marey Samper. Días después ingresaría en prisión Ricardo García Damborenea.

Las cosas se complican, a finales de junio son enterrados en el País Vasco, Lasa y Zabala asesinados el 16 de octubre de 1983, secuestrados en una operación del GAL en la Bayona francesa como represalia por el secuestro cometido por ETA del capitán de farmacia Alberto Martín Torres. Doce años después, en Burjasot, Alicante, aparecen los resto de cadáveres, intermediando en la investigación un Inspector Jefe de Policía Científica, luego Comisario y que fallecería, sorprendiendo a todo el pueblo español, cuando declaraba oralmente en el juicio, siendo televisado éste en directo. La autoría del secuestro y posterior asesinato de Lasa y Zabala se atribuiría al GAL verde con sede en Inchaurrondo, comandado por el Teniente Coronel Galindo, siendo presuntos acusados dos Exsargentos de la Guardia Civil, Enrique Dorado y Felipe Bayo, siendo éstos condenados posteriormente mediante sentencia firme, a los que se uniría el Exgeneral Galindo.

En Europol desde marzo de 1995 se incluye como contenido importante operativo el tráfico de sustancias nucleares y radiactivas, la inmigración ilegal organizada, el tráfico de seres humanos, tráfico de vehículos robados, pornografía infantil, terrorismo y falsificación de moneda. En este año, coincidiendo con la presidencia española del la Unión Europea se establece un sistema de indicadores que adopta Europol y que permite definir a la delincuencia organizada , entre otros los que siguen: constituida por más de tres personas y con reparto específico de tareas; actuación prolongada en el tiempo con actividad estable y permanente; control interno, disciplina y jerarquía en el grupo; comisión por parte del grupo de delitos graves, y que su actividad llene espacios regionales, nacionales e internacionales; blanquear dinero a través de negocios legales, cambios de divisas o adquisición de bienes; usar de la influencia o corrupción en sus conexiones, obteniendo información privilegiada, eliminación de huellas, ocultación de datos etc. ; y buscar beneficios que se reinviertan en la propia organización criminal, otorgándola más poder.

En marzo un Acuerdo del Consejo de Ministros fija determinadas condiciones de trabajo y carrera profesional del Cuerpo Nacional de Policía, entre otras por su interés un nuevo catálogo de puestos de trabajo en el ámbito de la Dirección General de la Policía, instrumento necesario para cualquier organización institucional que pretende cumplir objetivos. Lo más curioso de esta estrategia es el uso que haga la estructura de los niveles catalogados, en el sentido a quiénes o qué dependencias se benefician, y por extensión a qué categorías o escalas se asignan niveles correspondientes, comprobándose desde la perspectiva documental que las Comisarías Generales de Policía Judicial y Seguridad Ciudadana, verdaderas joyas del momento, son las que salen más beneficiadas saltando por elevación Servicios a Unidades, con uno o dos puntos por encima de nivel, mientras que la Comisaría General de Policía Científica no obtiene ningún Servicio el rango de Unidad; promoviendo así aquel catálogo, en sí mismo por asignación, arbitrariedad y discriminación, y por generalización desmotivaciones o contramotivaciones de los que siempre esperan, sino alcanzar una categoría determinada, al menos un puesto de trabajo que tenga asignado un nivel suficientemente económico que permita ampararse en él y allí permanecer con dignidad.

Un apócrifo llega a Barrionuevo en mayo, y luego a Narsis Serra, conteniendo una serie de conclusiones , referente al GAL y citadas en el libro Confesiones de un espía, Perote (pagina 264 y siguientes). Destacan entre ellas las que siguen:
- Durante 1983, 1984 y 1985, el CESID desarrolló la operación Sur de Francia, relacionada con la actividad de ETA, interviniendo la AOME, dirigida por A. Perote, ; el departamento tercero de Involución, dirigido por Bastos, y toda la operación Sur por el Director del CESID, Manglano.
- Esa operación Sur de Francia se desarrolló, primero, en el ámbito de obtención de información operativa, utilizando para ello la red Hurón, instalando el CESID a varios agentes en poblaciones diferentes del territorio francés, creando así una infraestructura que permitiera acciones violentas contra miembros de ETA.
- El CESID, el 6 de julio de 1983, antes de que comenzaran las actividades de los GAL remite al responsable de la lucha contra el terrorismo un documento donde se plantea una estrategia de lucha fuera del cauce legar donde se diseñan represalias, eliminación de líderes de ETA, desaparición de agentes de ETA por secuestros y hostigamientos .
- El CESID tuvo agente suyos (TO?) guardias civiles , destinados en la Comandancia de San Sebastián, mandada por el Comandante Enrique Rodríguez Galindo. Aquellos TO? Serían Pedro Gómez Nieto y Felipe Bayo Leal, ambos miembros del CESID, que alentarían a la creación del GAL verde, trasmitiendo información al CESID de lo que ocurría en el terreno de la lucha armada contra ETA.
- Que el 24 de septiembre de 1983 en el Hotel Londres de San Sebastián tiene lugar una reunión en la que se decide poner en marcha el GAL de la Policía.
- Que fue el CESID quien elaboró el sello de los GAL para ser utilizado por los grupos de Guardia Civil y Policía en los comunicados reivindicando acciones violentas contra ETA, siendo solicitado aquel sello por el General Casinello, Jefe de Estado Mayor de la Guardia Civil.

Se declara en una Orden Ministerial que las Comisarías de Distritos son las unidades básicas de la organización policial en las grandes urbes, fracturando aquel esquema del año 1987 y siguientes donde se consideraban que las Brigadas eran las unidades básicas de la Policía. Esta declaración, que puede parecer banal a cualquier lego, es de una enorme importancia en la Organización de la Policía, en el sentido de aplicación de recursos a una y otra entidad, de modelos de dirección, de diseño de objetivos, de indicadores de control, de procedimientos singulares de actuación, etc. Con aquella declaración se puso la primera piedra, siendo un antecedente claro del proyecto Policía 2000, referente al principio de subsidiaridad alimentado por este programa, referente a que lo que puede hacer un ente inferior que no lo haga uno superior, al que se acompañaría el principio de descentralización o delegación de funciones por estar más cercano al ciudadano. No obstante entre lo declarado y lo hecho se constataría en este año y siguientes que aquello fue una bondadosa intención porque la filosofía de las Jefaturas de dependencias, en grandes metrópolis se llenaron de recursos para las Brigadas ahogando y limitando el quehacer de las Comisarías de Distrito, que cuando “tocaban palo” se encontraban con la astilla de entrega de diligencias y asuntos a la correspondiente Brigada. Ser Comisario de Distrito en las grandes metrópolis era un calvario desde el lado de los escasos recursos humanos, de automoción, etc, y el innumerable número de demandas participadas por colectivos ciudadanos, que no se satisfacían, generando así frustración en las Comisarías y ciudadanos, excesivamente alimentados a que participaran en contenidos de seguridad.

La Secretaría de Estado de Interior, en la Instrucción nº 7 crea los Consejos de Seguridad Ciudadana que en resumen manifiesta que la ciudadanía es inherente a la seguridad ciudadana y que esencialmente el ciudadano pasa a un primer plano en su doble sentido, como objetivo de preferente atención de los poderes públicos y; como protagonista fundamental en la construcción de su propia seguridad.

Los ciudadanos pasan a ocupar la posición central y convertirse en elemento básico e imprescindible en todo proceso de consecución de unas políticas de seguridad pública, respondiendo a los siguientes presupuestos básicos:
- promover y facilitar la corresponsabilización de los ciudadanos en la formulación de las políticas de seguridad y su posterior seguimiento.
- Profundizar en la cooperación de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad con los ciudadanos y sus movimientos asociativos.
- Posibilitar un mayor acercamiento de la administración de la seguridad pública al ciudadano y una mayor agilización en el funcionamiento de la misma.

En mayo se consolida el sistema de formación policial que se adecua al modelo creado por la Ley Orgánica 2/86 de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, mediante la reglamentación de la promoción interna del Cuerpo Nacional de Policía, basados en criterios de profesionalidad y eficacia, y de acuerdo con los principios de objetividad, igualdad de oportunidades, méritos y capacidad.

El periódico Mundo se hace eco en su edición del 12 de junio de que el CESID se dedica a espiar a personas, entidades, empresas, instituciones, grabando sus conversaciones privadas, interviniendo en el espacio radioeléctrico utilizado por la telefonía móvil, enlaces de radio, realizado todo ello por un gabinete de escucha automatizado y acorde con el desmentido oficial, “lanzados al azar”, sin que se pudiera demostrar una dirección /interceptación contra una persona o entidad concretas. La cintateca constituida por 93 cintas fueron listadas y publicadas por aquel diario, destacando entre ellas la primera, referida a conversaciones entre unidades policiales; la 58 y 59 , interceptada a Ramón Lillo, jefe de la Policía de la Audiencia Nacional que conversa con un tal Joseph y hablan sobre Peñafiel, Hachuel y la hija de Casinello; y la 60 interceptada a policías, escoltas del Presidente del Gobierno que hablan sobre la seguridad de la residencia del Presidente.


En este año se condecoran con la medalla de Plata al Mérito policial “por brillante trayectoria profesional y relevante servicio”, publicado en la Orden General nº 1008 al Subdirector General Operativo, Miguel Angel Alonso de la Fuente y Juan Antonio González García, ambos Comisarios del Cuerpo Nacional de Policía, coincidiendo estas condecoraciones por la detención llevada a cabo en Laos del Director de la Guardia Civil, Roldán, fugado de la Justicia.

Destacamos en este año una instrucción de la Dirección General de la Policía, emitida en la Orden General nº 1016 de 20 de noviembre que da normas sobre actuación policial en relación con las personas o grupos pertenecientes a etnias o culturas diferenciadas, motivado por el resurgimiento y creciente aumento de la intolerancia hacia las minorías étnicas, disponiendo entre otras cuestiones que la policía como agente social actuará acorde con los principios de objetividad, integración y exquisito respeto a los derechos y costumbres, cuidándose en el vocabulario y respeto propiciando climas de confianza hacia la Institución policial; cuidando también que en la relación de documentos oficiales no contengan términos peyorativos, estereotipados o despreciativos y muy especialmente con las notas que se dirijan a medios de comunicación social.
Se desmantela una red de inmigrantes ilegales produciéndose múltiples detenciones en varias ciudades españolas que operando en diversos países europeos introducían a más de un centenar de chinos, que fueron captados en la región de Zhejiang, pidiéndoles entre uno y dos millones de pesetas en concepto de transporte, alojamientos, documentación falsa y promesa de trabajo en países destino. Desde Moscú y por vía férrea los llevaban hasta la República Checa, permaneciendo en pisos contenedores entre dos semanas a tres meses. Desde Chequia pasaban a Alemania y desde este país, con vehículos de la organización, hasta España.

Año 1996

Este año se destaca por la ausencia de objetivos, manteniéndose la labor rutinaria de las competencias de la Dirección General de la Policía, y “nerviosismo” en las estructuras policiales por la proximidad de las elecciones generales, donde las encuestas dan resultados favorables al Partido Popular y así acabar/mantener catorce años de Gobiernos socialistas, que traerá consigo remodelaciones en la Administración de la Seguridad en las casuísticas de que las encuestas acierten. Es el momento de “colocarse” en listas, camadas, grupos de compañeros, tribus, alrededor de bandos policiales que pueden ser nominadas por estar cerca de grupos de presión del partido, de gentes influyentes y sacar de los curriculums servicios o prestaciones debidas. Curiosamente se mueven en la Escala Superior, algunos de sus “Principales” realizando “informes” que presentan en las ventanillas del Partido, presumiblemente ganador. Se dice, se cuenta y la línea de rumor va en la campaña de que las estructuras serán ocupadas por “Principales”, que por fin serán reconocidos, jugando su carga alguna élite inmersa en el Sindicato de Comisarios. Los hechos, pasada elecciones, constataron aquellas conjeturas, nombrando a aquéllos, Subdirectores, el Operativo y el de Gestión, pero a partir de ahí para abajo fueron otros los criterios en función del perfil que se quería y las influencias que llegaran.
En mayo se publica en la Orden General nº 1041 el nombramiento de José María Aznar López en calidad de Presidente del Gobierno; se reestructuran los Departamentos Ministeriales, sustituyendo el de Justicia e Interior, por el de Interior, nombrándose titular del mismo a Mayor Oreja.

Pasado el verano, el Director General de la Policía forma su equipo o Junta de Gobierno, constituido por tres Subdirectores Generales, P. Díaz Pintado, Jesús Caballero y Felipe del Pozo, asistido por Asesores, Comisario Soleto, Manuel Correa, Jesús Esteban y Vicente Herrera; y Comisarios Generales de Policía Judicial, Jesús Espigares; Comisario General de Seguridad Ciudadana, Santiago Cuadro Jaén; Comisario General de Información, Jesús de la Morena; Comisario General de Extranjería y Documentación, Manuel Prieto y Comisario General de Policía Científica, Luis Méndez; situando en la División de Gestión Técnica a José María Cervera; División de Personal, a Pedro Rodríguez Nicolás; y en la División de Formación y Perfeccionamiento al Sr. Zurera.

De este equipo extrañan algunos nombramientos, entre otros el titular de la Comisaría General de Seguridad Ciudadana que al poco tiempo de ser Comisario y pasar por la Inspección de Servicio de la Jefatura de Valencia es designado para aquel cargo, afirmándose por unos que es el profesional que trae el Sr. Cotino, Director General de la Policía, de aquella ciudad y por otros que es hombre de Linares y “apuntado” al Subdirector Operativo, aunque también recomendaría al Comisario Barriuso, inspector de Servicios en la Jefatura Superior de Barcelona. Este Comisario General de Seguridad Ciudadana nada más tomar posesión fue eliminando a todo el equipo de Jefes de Unidades y Servicios del anterior equipo, dejándo a algunos en el pasillo. En la organización policial un fenómeno novedoso entró en la jerga, mediante un concepto, a partir de la democracia y singularmente en el periodo socialista, permaneciendo, aunque con menos intensidad, con el Gobierno de los populares, el pasillo, y referenciado a una exclusiva categoría, la de Comisario, siendo ésta una de las situaciones más injustas y deplorables que se puede encontrar un profesional de la Policía que ha llegado por concurso oposición o antigüedad selectiva a lo más alto de su carrera, permaneciendo en el Cuerpo más de veinte años, como edad modal. En las demás categorías no se ha producido que conozcamos a nivel documental, o de oídas algún caso de un Inspector Jefe, Subinspector, Oficial de Policía o Policía básico que haya estado en el pasillo. El Comisario de Pasillo, repito, situación injusta y deplorable donde las halla, consiste en desactivar a un Policía de la Escala de Mando, en activo, pasándole a disposición de la División de Personal sin cubrir puesto de trabajo, que siempre debe haber y de hecho lo hay, perjudicándole con la no percepción del Complemento singular de ese puesto que significa una cuantía promedial de 100.000 pts mensuales, aparte de la repercusión psicológica y traumática que aquel acto, posiblemente arbitrario, conlleva, deteriorando además la carrera profesional. Sin ser un castigo, su resultado es más grave que la realización de una falta grave que se infrinja al reglamento disciplinario.

El pasillo consiste en pasar un tiempo desempleado, oscilable entre una semana y años, sin contacto con la Policía o sus dependencias y ocuparse en matar el rato entre jardines, montes, cafeterías, reflexionando sobre qué será del futuro profesional si es que aún se tiene la esperanza de volver a ocupar algo y mandar. Existen algunas razones, según la experiencia documental por la que muchos Comisarios han pasado por el pasillo, es decir los corredores de la División de Personal o de las dependencias porque no tienen despachos asignados, entre otras, las que siguen: por necesidades del Servicio donde cambia la estructura y desaparece la misma; por redistribución de personal en base a desaparición, cambio o creación de plantillas y por desaparición en el catálogo de puestos de trabajos.

Siendo éstas, entre otras las razones oficiales, la evidencia de los hechos, o de algunos casos, ya sonados demuestran que, los motivos han sido desde la necesidad de neutralizar a aquéllos que lo han padecido para así evitar problemas de acción, de carácter personal y profesional, hasta eliminar una carrera, tal vez brillante por no estar inmerso en la cultura del momento, diferenciándose tanto en las actitudes como en los comportamientos, que por evidente la Organización, o los que mandan, no están dispuestos a soportar, terminando aquella situación cuando se cambie de actitud o de refuerzo y se inclina la cerviz ante la Cúpula, adoptando posturas sumisas, subordinadas y de especial acatamiento a la Superioridd. En este orden la libre designación, el catálogo de Puestos de Trabajo y la interdistancia que se establezca desde la posición que se tenga como Comisario respecto de la Superioridad, serán factores determinantes para predictar una posible posición de pasillo. En la esperanza quedo, de que esta estrategia, ¡tan infamante!, no se reproduzca en el Cuerpo Nacional de Policía, y menos que sea alimentada o favorecida por la División de Personal en momentos futuros de la historia policial.

Martí Fluxá coloca en un punto clave en el Ministerio del Interior en calidad de Subdirector general de Operaciones al General de la Guardia Civil Pedro Muñoz, que a su vez nombra a varios jefes oficiales de aquel Cuerpo, llenando los Gabinetes de la Secretaría de Estado. A partir de este momento la información que recibe el Ministerio del Interior tiene caracter de privilegiada. La cuestión es la situación del General Galindo, ascendido a esta categoría militar por el Gobierno Socialista, siendo titular del Ministerio el Sr. Belloch. En el ámbito del Ministerio del Interior cuyo titular es Mayor Oreja, no se niega a Rodríguez Galindo haber alcanzado éxitos en el terreno terrorista, aunque se señala que el estilo de aquél era demasiado espectacular, y se sostiene que hubo algo de tensión entre el Sr. Mayor Oreja y el citado general con motivo del ASESINATO DE Gregorio Ordóñez y “otras cosas extrañas”. Ahora, Galindo, tenía que afrontar la vista oral relacionada con la guerra sucia, en la que estaba imputado.

Mayor Oreja y Martí Fluxá apostarían por una Policía más análítica y una Guardia Civil más operativa , en relación a contenidos de información y terrorismo designando para la tarea policial al Comisario Jesús de la Morena.

Volviendo al discurso sobre la Cúpula policial, al menos habían dos profesionales de conocida experiencia, por haber pasado por puestos relevantes en calidad de titulares de Jefe Superior como es el caso de Jesús Espigares, y Servicios importantes como Interpol, en el caso de Manuel Prieto. Jesús de la Morena, un brillante profesional en tareas estadísticas y de estrategia policial sería recomendado, al parecer, por su antecesor Gabriel Fuentes. Al Comisario Cervera se le atribuyen relaciones poderosas con la Obra. D. Pedro Rodríguez Nicolás sigue incombustible; y el Sr. Zurera que ha sido Secretario de siempre de Agustín Linares y ha cubierto una etapa brillante y eficaz como Jefe de distrito en Centro y Jefe de la Brigada Provincial de Extranjería y Documentación de Madrid pasa a ser el responsable de la formación policial y perfeccionamiento.

La Unidad Territorial antiterrorista de Barcelona, apoyado por funcionarios del GEO y coordinados por la Unidad Central antiterroristas, detienen en el distrito de Horta a Enrique Cuadra Echendía y a su compañera Concepción González Rodríguez, dirigentes del Grapo. Al mismo tiempo aquella unidad central culmina en Paterna la detención de cinco activistas del PCE Grapo, donde se ha creado una célula muy activa con gran capacidad de proselitismo, y con aparataje logístico. Esas acciones culminan con la detención de ocho individuos pertenecientes al Grapo. En la bahía de Cádiz. Como consecuencia de estos servicios se localizan zulos con numeroso armamento, kilos de polvo de aluminio, cinco kilogramos de explosivos, detonadores, etc. Policías de Barcelona desarticula a la banda de los “Centuriones” integrada en la organización internacional “Angeles del Infierno”, cuyos integrantes jerarquizados se aficionan por una marca de motocicleta, usando simbología del III Reich y dedicados a robar vehículos, cobro de morosos, palizas por encargo, tráfico de drogas, etc. La banda, constituida por 32 individuos, todos detenidos, se le han intervenido escopetas, pistolas, rifles, cocaína, éxtasis, hachís, material informático, 12 motocicletas, documentaciones, emblemática nazi, etc.