lunes, 11 de junio de 2007

PUNKIES

En una calle de la ciudad, un chaval sin nombre a ninguna parte va. No hay nada nuevo, nada que hacer, pateando porquería, escupiéndose los pies.





El término punk viene de la jerga carcelaria norteamericana y referido a sujetos, por lo general jóvenes, recién llegados a las prisiones, éstos llenos de greñas, de aspecto miserable, expresando con ello basura, e inmundicia, identificándose también aquél término de punk con el añadido de marginal y delincuente.



La música rock que surgió antes que Elvis Presley se montara en sus espectáculos, y que continúa con matices en nuestros días, entretuvo a diferentes generaciones de jóvenes rebeldes desde mil novecientos cuarenta a mil novecientos setenta, hasta que esa subcultura se subió a los escenarios, saliendo de la calle y alojar a sus estrellas en palacios, fruto del mucho capital adquirido e ingresado por los caudales suministrados por las multinacionales discográficas. El punk, criatura y sucedánea del rock, surgida en la clandestinidad y en las tascas, es la música que representa a partir de los setenta a una nueva generación de jóvenes que fracasan y que están en desacuerdo con la élite de la clase política y especialmente enfrentada a la burguesía, a los que señalan como productores de basura, impidiendo que ellos, los punkis, maduren y se realicen. El movimiento punk aglutinaría a jóvenes blancos de clase trabajadora para instrumentar una música, un lenguaje, y una voz, como medios de expresar sus insatisfacciones. La voz adquiere en el punk musical el modo de la clase obrera, usando de acentos proletarios, apoyados éstos en cánticos de hinchas de futbol.



A mediados de los setenta del pasado siglo, en Nueva York, una publicación editada por unos jóvenes que recogen el espíritu de la música de los Ramones, MC5 y The Stooges, presentan la Revista Punk, tapizando, previa a ésta publicación, las paredes de las calles de Nueva York con propagandas donde advertían “precaución, el punk viene” (Watchout punk is coming), obteniendo con esta campaña un triunfo total el movimiento punk en la alternativa underground.



McLaren observa y contempla esta experiencia de la Revista Punk, con ocasión de uno de sus viajes de Londres a Nueva York, por lo que se constituye en manager de una de las Bandas que hacen música punk, los New York Dolls, presentándola en Londres, a la cual impregna de una imagen estética novedosa, inspirada en el Dadaismo y antiarte, vistiendo a los músicos con ropa ajustada de cuero, tacones altos, prendas afeminadas y usos de terciopelos.



En cualquier caso autores hay que cuando se enfrentan al análisis de la Tribu Juvenil Punki manifiestan que su origen está en el movimiento DADA, surgido con ocasión de la Iª Guerra Mundial, en Suiza y Estados Unidos, fruto de un movimiento de intelectuales y refugiados, que se juntaron en diversos establecimiento en Suiza al objeto de protestar contra la cultura y la sociedad que había conducido a la confrontación mundial, poniendo en tela de juicio la poesía y el arte del momento. El Dadaismo consiste en un inventario libre de formas y colores, donde la poesía se hace presente con un lenguaje incoherente, destruyéndose a sí misma. En el dadaismo todo está permitido y nada es lógico; su discurso y lenguaje no tienen límites, apostando siempre por la insolencia, denuncia, insulto y provocación. Dada sería un movimiento antiarte, con tendencias agresivas que asumía propuestas ilógicas y absurdas, reflejando todo ello una disposición particular del espíritu, muy interesado en provocar gestos para pretender escándalos y así expresar un espíritu destructor que imbuía su filosofía y a los efectos de eliminar una cultura vigente, considerada por el dadaismo como muy malvada. El Suprarealismo, movimiento afín al Dadaismo, empujado por André Breton, marxista y luego troskista, influiría desde el ocaso de la Iª Guerra Mundial hasta la Segunda, afirmando que “vivimos como si al nacer apestara ya a muerte”, brindando aquél por la violencia frente a la paz.



Fuera de este discurso y entraeta de lo que aquí venimos tratando, advertimos de que cualquier necio, acompañado de escaso rigor, que pretende acercarse a esta tribu a efectos de análisis, puede caer en el atrevimiento de afirmar que los punkis visten o no chupa de cuero, usan o no botas militares, llevan o no peercing, y tambien crestas, así como chapas y lentejuelas, cuestiones éstas que al ser leídas por un estudioso de tribus juveniles, le llenaría de sorpresa, y si fueran auténticos punkis, afirmarían sobre aquél que no tiene idea de lo que escribe, porque es bien sabido que los punkis no constituyen una estética o un conjunto de prendas, sino que por el contrario se autodefinen como unos pavos a los que les suda la polla, es decir, lo mismo que cuando de una persona se dice de ella que es cristiana o atea (1).



En este orden algunos punkis, acorde con la letra de sus canciones se perciben como bichos, identificándose con aquellos que se arrastran, reptiles y gusanos, reiterando ellos en el sentido de que sólo valen para comer, emborracharse y estar pedo todo el día. Punki es un tío al que le gusta la guerra, la muerte, la destrucción y la ñorda, y así lo manifiesta “esta puta vida me va fatal / la naturaleza se konfundió al hacerme humano / yo debí haber sido un reptil – gusano / kiero ser un



(1). Los punkis se sienten bien cuando usan pantalones holgados y camisetas guarras sudadas. La ropa de la gente punki, a diferencia de los raperos, que se aprieta al cuerpo, suele permitir los movimientos, aunque no tan holgadas como los grunges. Los punk squaterrs usan de camisetas cortas negras y pantalones largos holgados de color marrón con cadenas y también portan chupas de cuero a la que suelen coser pinchos y tachuelas y calzar botas vestidas con cintas rojas. Actualmente vestirse de punk es ser una kostra. Arroparse de punki escénico con crestas iluminadas y demás abalorios son vestigios y residuos de la década fundacional de los setenta, al parecer motivado, acorde con la filosofía dadaista y futurista, en poner y situar el antiarte en la calle, entre las personas, empezando los punkis, uno a uno, por ellos mismos, buscando que los demás les miren y admiren la basura social que evacua la burguesía, y que los miren al igual que a Frankenstein, monstruo hecho a trozos, productos del despojo humano y de la basura de los estercoleros.



reptil – gusano”, añadiendo “haze algunos años me escapé de mi kasa/ me puse una kresta y grité: akí ke pasa / me enfrenté día a día con fatxas y polizía / y te metiste de lleno en el mundo de lo bueno / por la totxa o por la vena / para ti ya no hay problema, fuiste a morir en el suelo / komo hubiera muerto un perro / me dizen que el sida akabó contigo / pero para mi tu seguirás vivo / fuiste y serás el rey del spiz digan lo ke digan notdid”.



Lo podrido es el marco más vinculante de la tribu punki. Punki es igual a podrido. Algunos punkis se autodefinen como arrojados a la basura, hijos de las cosas que suelen tirarse, príncipes de las cloacas, compañeros de todas las ratas y gente que huele mal, pregonando con reiteración que no les importa oler mal, orinarse en las cabinas telefónicas, en las oficinas, y también en las piscinas. Ellos manifiestan en sus discursos “ke somos pasotas / viva yo y mi kaballo / ke más me da, no voy a kambiar / viva yo y mi kaballo / por mi forma de vestir no dejan de hablar de mí / yo kreo que no hay que pensar / viva yo y mi kaballo / y si ves a los punkis pasar / kon su vómito social / pasan los punkis gritando / arrasando y kantando vómito social / toda la gente se aparta / y mira diciendo ke inmoralidad y en un garito de degenerados / spiz y kanutos korren sin parar / y en la ventana una mierda de kria la muy gilipollas se me etxa a llorar”.



El origen de los punkis se sitúa en los Sex Pistols (Pistolas del Sexo) grupo musical inglés que tocaba punk-rock, creada la banda en agosto de mil novecientos setenta y cinco, a iniciativa de Malcon McLaren, casado con Vivian Wettwood, que mantenía una red de tiendas de ropa, constituido aquél por Johnny Rotten (J.Lydon), que era su voz y lider; Steve Jones, guitarra léctrica; Paul Cook, batería; y Glen Maclok, bajo, luego reemplazado por Sid Vicious. Los Sex Pistols debutaron en vivo el seis de noviembre de mil novecientos setenta y cinco en Londres, y al igual que los dadaistas escandalizaron al público con su comportamiento en el escenario, subiendo muchos tonos de ruido su música punk-rock, así como la violencia de sus acometidas y crecer éste escándalo con ocasión de la entrevista en el “Bill Grundy Sohw” en el programa de televisión Today, el uno de diciembre de mil novecientos setenta y seis, donde provocaron alarma por el elevado tono de sus tacos y expresiones, dando con ello a conocer su música escandalosa que etiquetaron como punk, y que en definitiva es postrock.(2)



La música de los Sex Pistols sería prohibida por el Parlamento inglés y EMI, su firma discográfica, editaría un sencillo “Anarquía en el Reino Unido”, que sería la canción de lucha del movimiento punk, al que seguiría el sencillo “God save the Queen” (Dios salve a la Reina),



(2) El Reino Unido contempló como cuatro jóvenes, con aspecto vagabundo, pelos teñidos, ropas rotas, imperdibles en las orejas, insultan al presentador y atacan sus canciones con gritos disonantes, proclamándose ante toda la audiencia anarquistas, aullando por la destrucción, contribuyendo con este revulsivo a que el rock perdiera su energía y convocatoria entre los jóvenes, relanzando de otro lado el movimiento punk, basado en el escándalo y la confrontación con las instituciones más conservadores, léase la Monarquía inglesa representada por S.M. La Reina a la que cosen la boca con un imperdible en la portada de uno de sus discos.



con ocasión del XXV aniversario de la Reina Isabel II, donde insultaban a S.M. llamándola reiteradamente la Reina idiota. Los Sex Pistols acabaron con el rock and roll glamuroso de los años cuarenta y siguientes, y fueron Platino, después de veinte años de su lanzamiento.



La firma McLaren/Wettwood aprovechó el tirón del movimiento punk para convertir su tienda en la promotora de articulos y efectos referentes al sexo, así como camisetas, pornografía, murales y todo un complejo de fanzines, abriendo con ello un nuevo lenguaje verbal y visual que da estilo a una nueva generación de jóvenes y más cuando las quince canciones originales del grupo Sex Pistols fueron prohibidas en la radio, que incluiría no tocar en público, por lo que tendrían que utilizar nombres falsos, entre ellos The Spots y The Pirats. La música punk de los Sex Pistols, se basaba esencialmente en el rock and roll de los años cincuenta, sumando inspiraciones de rock duro de los setenta, y también algo del rock de los Mods de los sesenta, caracterizándose su música por instrumentar voces penetrantes, incisivas y agresivas, así como por guitarras distorsionadas y baterías conglomeradas que se tensan y confrontan con guitarras, siendo clave en el éxito del grupo la alta calidad de sus instrumentos, algunos de ellos robados a David Bowie, su equipo electrónico, y a Bob Marley , su amplificador de guitarra. Los Sex Pistols al tener limitadas sus actuaciones en el Reino Unido, tuvieron que saltar el Atlántico, siendo en USA sus actuaciones desastrosas, muriendo por sobredosis de heroína, a los veintiún años Sid Vicious, presunto culpable de la muerte de su novia Nancy.



Coincidente con el nacimiento del punk, en 1977, en el Reino Unido se producen una serie de desajustes económicos, que afectan a la juventud, comprobando la misma que después de estudiar no tienen salidas, apareciendo como fenómeno el fracaso laboral y aquellos afortunados que consiguen un trabajo tienen que vivir con sueldos miserables, surgiendo entre los jóvenes la opinión y conciencia de que no hay soluciones laborales para ellos, percibiendo de continuo el rechazo en todos los sitios, añadiendo a esta percepción la precariedad de sus padres, que no pueden con sus sueldos de miseria alimentarlos y vestirlos. El punk surge de una sociedad sin futuro, con un pasado lleno de mentiras, y con una juventud reprimida y asqueada de modas y estrellas del rock, éstos llenos de hipocresía. Los jóvenes golpeados por el desempleo, la miseria se abrazan al punk y sitúan como enemigo radical a la Reina de Inglaterra y a toda una burguesía, que viven en la opulencia, arrojando sobre ellos sus excrementos. Esta juventud se quejaría por esta problemática ante las Instituciones, y en el mundo punki se comulga de que en la cima de las instituciones está la Familia Real que vive muy bien, encima de la miseria y su basura, y en este orden lanzan el mensaje “esta demokracia es una basura / no la diferencio de la dictadura / puta real de la puta situación / ke mierda es vivir en esta nazión”.



De otro lado algunos estudiosos mantienen que el origen del punk se sitúa en Estados Unidos, a finales de los sesenta, entre grupos experimentales como The Velvet Underground y The Stroges, y cantantes como Iggy Pop, y artistas del popart como Andy Warhol, añadiendo aquéllos que el detonante para que surgiera la movida punk fue, al igual que en el Reino Unido, en la década de los setenta, la depresión económica, el aumento del desempleo y la deserción escolar abrumadora, que afectarían incluso, a la industria musical. El punk americano acosó al rock glamuroso de algunos divos y estrellas, utilizando la ofensa y el escándalo.



Paralelamente a los Sex Pistols, los Ramones en USA dieron alas al punk, poniendo en este movimiento la ejecución de la música punki y el criterio ético trabado en sus canciones y luego recogido en fanzines de hazlo tú mismo, principio éste que revolucionó el modo de ser y hacer de éstos jóvenes, viviendo los punkis al día y ocupándose en tareas fuera de la línea de producción al uso. Los Ramones promovieron que las bandas punkis fueran editoras de sus discos, constituyéndose en verdaderas alternativas a las multinacionales discográficas. Las bandas punk y el movimiento punk harían sus propios talleres, ocupando locales, y sellando sus producciones, compitiendo, con total independencia, con las multinacionales que dirigían el mundo del disco, devolviendo así el rock duro a la calle, alejándolo de los macrofestivales y conservatorios. En este orden, la banda musical Crass ha sido considerada como la más radical de la historia del punkrock. Si los Sex Pistols cantaban sobre el anarquismo, Crass lo ponía en práctica, viviendo sus músicos en una granja okupada, lugar donde crearían un taller discográfico, hasta el punto de publicar libros, revistas y fanzines, activando por más movimientos en las calles contra las armas.



En esta misma línea, la Banda punk californiana Dead Kennedys, ataca con su música y letra a las Instituciones más conservadoras de su país, entre ellas a la Administración Reagan, al Ku Kus Klan, policía, compañías multinacionales, Iglesia, CIA, por lo que será perseguida de continuo por la policía con ocasión de actuaciones y reprimida por organizaciones interesadas mediando el boicot de sus emisiones en radio, televisión y demás medios.



El movimiento punk favoreció en el proceso de maduración a la banda musical THE SLITS en mil novecientos setenta y siete, con la singularidad de ser el primer grupo punki constituido por mujeres, que con sus actuaciones y presentación desnudas en la carátula del disco, cubiertas de barro, logran escandalizar a muchos, defendiendo en sus canciones y mensajes discursos feministas y prejuicios sexistas. Aquél grupo de mujeres punkis firmaron sello y fueron las pioneras de las que después en la década de los noventa surgieron entre las mujeres punk, entre otras, Bikini Kil y Huggi Dear; y además, a los HARDPUNKS, que respecto a los punkis, más o menos escénicos, mantienen una actitud antivitalista que se conduce por el continuo menosprecio hacia cualquier actividad entre ellas las deportivas, siendo éstos altos consumidores de programas televisivos. La motivación esencial de los hardpunks consiste esencialmente en confrontarse a la gente y a la comunidad que les da cobijo, apreciando ellos la guerra, la muerte y la destrucción. La autoestima del hardpunk se sitúa en la basura, afirmando de él mismo que no vale para nada y que solo sirve para engullir, emborracharse, y estar colgado todo el día en la cama o en el sillón. El comportamiento de un hardpunk se dibuja en pasarlo bien, negándose a trabajar, consumir caballo, organizarse en comunas autónomas y ocupar locales. El movimiento hardpunk está muy relacionado con los squatterss, situados éstos en el pacifismo, antimilitarismo, vivencia autónoma y sin dependencia al sistema. Okupar para los squatter y hardpunk, aparte de un acto de necesidad es una denuncia social (3).



Los marcos referentes de los punkis se remiten a la policía, anarquía, droga, familia, sexo, colores, hedonismo y otros más, así cuando se refieren a la policía dicen “vaya notxe ke he pasado / hoy sí he sido feliz / aunke me he kedao dormido / he tenido un sueño ke era una flipada / he tenido un sueño ke era una gozada / ha sido una lástima ke sólo fuera un sueño / había por la calle / millones de polizias muertos / sí, sí, millones de polizías muertos, añadiendo respecto de este marco otros mensajes “la rebelión, por fin vamos a por ti / sublevación y a kemar esta nazión / señor presidente estoy hasta los huevos de usted / kiteme de enzima las fuerzas de orden público / la komisaría parece mi kasa / siempre paso por allí al menos un día a la semana // kuando vas por ahí te para la polizía / te piden la dokumentazión, te suben a la komisaría / te meten al kalabozo y te dan una paliza”.



Con relación al Gobierno, el espíritu anárquico de los punkis se refleja en el siguiente mensaje “!anarkia / yo no aguanto a ningún gobierno / iros todos al infierno / yo kemare vuestras leyes / mataré a vuestros reyes / yo soy mi rey, anarkia / no soporto ningún kontrol / no acepto ninguna religión / ni presidente, ni Dios / sexo, droga, rock and roll / yo soy mi rey, anarkia / yo soy un anticristo / yo soy un anarkista!”. El anarquismo ha encontrado su máxima expresión musical en el punk, desde mediados de los setenta, así los Crass en el Reino Unido; Dead Kenedys en USA, y la Polla, en España (4).







(3).- Los antecedentes del movimiento squatterrs, se sitúan en Berlín, Holanda y Dinamarca en la década de los setenta, derivándose de movimientos revolucionarios radicales de izquierdas, de procedencia basada en el pensamiento libertario, fundamentado éste en el ideario anarquista de Bakunin y Kropofkin. Los squatterrs, ocupadores de viviendas, organizados mediante asambleas crean sistemas alternativos de producción, generando talleres de costura, dibujo y mecánica. Acorde con sus pronunciamientos los squatterrs afirman que ocupar un local es un acto de necesidad y una denuncia, siendo algunos de ellos apoyados por grupos vecinales situados en la izquierda y también por ecologistas radicales.



(4) En España el punk, entró por el País Vasco, cuna del movimiento musical y radical, luchando las bandas musicales por la independencia de esa región española, incentivando su identidad nacional, destacando entre ellas Kortatu, Barricada, Sociedad Alcoholica y Ostia puta, colaborando la mayoría de ellas con organizaciones próximas e ETA, recaudando fondos para su causa. El punk vasco colaboró desde un principio en la creación de una conciencia nacionalista, independentista y revolucionaria, generando actitudes frente al servicio militar obligatorio y apoyar al movimiento okupa y libertario en todo el territorio nacional. Actualmente en el País Vasco triunfa la Banda Eskorbuto que canta por ahí mucha policía, poca diversión, y otras letras que contienen mensajes apologéticos, algunos de carácter muy radical y violento, por lo que han sido descalificados por algunas casas discográficas, entre otras Hispavox.